Parlamento Europeo aprueba normas más estrictas a las agencias de calificación

Sigue a

sp-600.jpg

Leo sin asombro y con cierto regocijo que el Parlamento Europeo ha logrado introducir ciertas normas para regular a las agencias de calificación, es decir, regular a las agencias que regulan al sistema financiero. Aunque esto suene a redundancia, hay que decir que las agencias de calificación son el brazo armado del sistema financiero y que por regulación solo entienden potenciar el ciclo económico.

Las agencias de regulación son directamente responsables de la actual debacle económica dado que hasta bien entrado el año 2009 no dijeron nada de la crisis que se había incubado en sus propias narices. Sólo después que la crisis estalló comenzaron a aplicar criterios más rigurosos con los que potenciaron la onda recesiva. Esto demuestra la total falta de transparencia del sistema dado que mientras todo “iba bien”, las agencias no detectaron las burbujas y los peligros del sistema. Una vez que la crisis estalló (bajo su plena responsabilidad), se hicieron juez y parte y condenaron a muchos países en problemas (como España) a las penas del infierno.

Por eso es muy gratificante la nueva normativa aplicada ayer por el Parlamento europeo que busca que agencias como Standard & Poors, Moodys y Fitch, sean mucho más abiertas en sus deliberaciones y reciban acciones legales si se encuentran faltas en sus funciones. Hasta el momento, no ha habido ningún tipo de sanción a estas agencias de calificación que fueron incapaces de ver la crisis que se incubaba ante sus propios ojos, y los países afectados (es decir los contribuyentes) han debido pagar todos los platos rotos.

El Parlamento Europeo votó en forma casi unánime (579 votos a favor y 58 en contra) la aplicación de exigencias más rigurosas a estas agencias para hacerlas más responsables de errores en caso de negligencia o dolo. Estas nuevas normas deberían mejorar la competencia de una industria dominada por las tres grandes (Standard & Poors, Moodys y Fitch), que solo han salvaguardado los intereses de la banca, dado que son sus principales clientes. Estas agencias no han escatimado esfuerzos a la hora de castigar a los países, cuando los principales culpables han sido los bancos a los que rinden cuentas. En rigor, en todo esto ha habido un claro conflicto de intereses en los cuales estas agencias no han tenido ningún nivel de transparencia. Por eso que lo que hemos denunciado en diversos post sobre las agencias de calificación comienza tomar un camino más justo.

La rebaja en la calificación de la deuda de un país implica un aumento en el riesgo y eso genera un aumento en el costo de su endeudamiento futuro, provocando una carga adicional en momentos en que los mercados financieros se encuentran debilitados y reacios a conceder préstamos. Las agencias de calificación han hecho un flaco favor a los países más débiles de la eurozona al negarles la sal y el agua con sus paulatinas reducciones a la calidad de la deuda hasta dejar a algunos países en el nivel de bono basura. Como hemos señalado desde el año 2008, una de las alternativas para superar la actual crisis pasa necesariamente por dar una transparencia real al sistema financiero. Una transparencia que estas mismas agencias negaron al estar embeídas en la opacidad.

Más información | Parlamento Europeo
En El Blog Salmón | Agencias de calificación, Las agencias de calificación por fin bajo sospecha

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios