Publicidad

Las finanzas modernas en el ojo del huracán

Las finanzas modernas en el ojo del huracán
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

La cuasi-quiebra de Long Term Capital Management hace diez años, puso en evidencia la necesidad de una regulación financiera que fue prometida pero que nunca llegó. LTCM fue uno de los primeros hedge funds y sus inversiones estaban en contratos de derivados que excedían los mil millones de dólares: 700 millones en swaps y 470 millones en contratos de futuros. La crisis asiática que estalló el 4 de julio de 1997 con la devaluación del bath tailandés, puso a LTCM en riesgo: su elevado nivel de endeudamiento la tuvo al borde de la quiebra con un nivel de pérdidas que a septiembre de 1997 llegaba a los 600 millones de dólares. En verdad, una bicoca en comparación a las pérdidas actuales que se acercan a los 3 billones (millones de millones) de dólares.

El caso de LTCM ha salido a relucir por estos días pues fue una advertencia a la enorme desregulación y al desorden de las entidades financieras. Los premios Nobel a Merton, Black y Scholes que desarrollaron la fabulosa ingeniería financiera para valorar activos con fórmulas matemáticas que nos permiten pasar del apalancamiento cero hasta un apalancamiento, como está quedando al descubierto, de 100 a 1, fue la varita mágica que llevó a muchos a pensar que todo lo que tocaran se convertiría en oro. Sus deficientes sistemas de control y la falta de vigilancia hicieron el resto. Pese a haber sido denunciados en su momento por George Soros, quien mostró la debilidad de este sistema cuando apostó y derribó a la libra esterlina.

Tras el caso de LTCM el Fondo Monetario Internacional se comprometió a investigar las debilidades del sistema y mejorar sus mecanismos de control de riesgo. Pero nunca lo hizo. Los hedge funds simplemente pasaron a la palestra como fondos riesgosos pese a mantener el mismo comportamiento de manada (herding behavior) del resto de las operaciones. Es decir, al primer desajuste huían en estampida. Incluso se ha hablado del colapso del sistema capitalista orquestado por Milton Friedman al referirse a los grandes fondos de inversiones especulativas que se mueven por todo el mundo y que consiguen grandiosas fortunas y también gigantescas pérdidas.

La crisis mundial que estamos presenciando y que es un auténtico invento made in USA se propaga del polo norte al polo sur y requerirá la acción concertada de los gobiernos para contenerla. Y también de mucha voluntad, en forma urgente. Los últimos datos de las cifras de crecimiento son al rojo: a la entrada en recesión de Estados Unidos se une la caída en el PIB español y la recesión declarada del Reino Unido. En este país los datos comienzan a dar signos de alarma. Una nota de The Independent habla de una fuerte contracción en el consumo por primera vez en 20 años. A esto se añaden las masivas olas de despidos como un huracán que se intensifica día a día.

El Blog Salmón | La cosa está muy mal
Imagen | shadowmancer76

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir