¿Cómo es la cultura en tu empresa, paraguas o tazón de cereales?

Sigue a El Blog Salmón

culturaparaguas

No se suele tener en cuenta, pero es un valor muy importante dentro de la estrategia de la empresa. De hecho, no eres parte de la misma hasta que no la conoces. Hablamos de la cultura de empresa. Tiene varios niveles, pero sólo dos se conocen: la interna y la externa. Mientras la primera se queda silenciada entre las paredes de la organización, la otra, depende, y mucho, de cómo se manifieste y sea vista por el mundo. O dicho de otra manera, simplificando la idea en un modelo. Si en la organización se cultiva la “cultura del paraguas“ o la “cultura del tazón de cereales“. Vayamos con ellas.

La cultura del paraguas

Seguramente es la más típica. Se habla de ella cuando la empresa actúa como un paraguas para la gente que forma parte de ella. Es el escudo que protege del mundo exterior, a todo aquello importante dentro de la organización, de la climatología adversa o de las variables que difícilmente son controlables (si no hay control, no hay medida, y entra en juego la improvisación). El paraguas hace referencia a una cultura protectora, lo que implica tener un acceso limitado a los cambios que sucedan fuera de la empresa, y en concreto, a como actúe la competencia. El paraguas, también implica seguridad, confort, facilidad, control del riesgo… Planteamiento válido para todo aquel que quiera desarrollar su carrera profesional bajo un único tejado.

La cultura del tazón de cereales

Si ahora quitamos el paraguas y su valor como protector, todos los miembros de la organización aparecerán expuestos a lo que suceda en el exterior, a tener un soporte sin tanto control como el anterior. Ahora estaremos en una situación parecida a la que ocurre por las mañanas durante el desayuno y frente a un tazón con leche y cereales. Los ingredientes entrarán en contacto unos con otros entremezclándose, y no se podrán separar o diferenciarse, como hacía el paraguas, Esto, en realidad, lo que permite, es que en la empresa se conozcan otros usos o habilidades que de otra manera sería difícil conocer. E incluso, la misma empresa podrá ahora mostrar al exterior las cosas que hacen y los valores que defienden, para ver si son más o menos válidos (no se sabe si algo es bueno hasta que se compara con algo). Se podría decir que el tazón es un paraguas dado la vuelta, que en vez de desviar la lluvia, la acumula en su base para hacer uso de ella.

Evidentemente cada empresa es un mundo, como sucede con su cultura. Sin embargo, estos dos ejemplos, simplifican mucho el modelo para llegar a saber cómo es vuestra empresa o el lugar donde trabajáis y la cultura que defienden. No es sólo hacer una clasificación, es ver si la empresa se acerca a los nuevos ideales de gestión y de compartir información o conocimiento, o por el contrario, sigue anclada en los postulados del pasado. Es algo más que ser paraguas o tazón de cereales. De todas formas, ¿cuál es la cultura de vuestro lugar de trabajo?

Vía | David Armano
En El blog salmón | Marketing en la época del post consumidor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios