Sigue a El Blog Salmón


No se si os pasa a menudo, pero en ocasiones uno observa como se producen los acontecimientos, como si los estuviese siguiendo con una de esas cámaras superlentas. Y, sin dármelas de adivino, sabes perfectamente cómo va a acabar el asunto, la inevitabilidad del mismo. ¿Un ejemplo? El fracaso de la prestación de desempleo para autónomos: lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible, que diría el poeta.

Lo comento a raíz de este post de Marco Montero, que ha saltado a Menéame, y que muestra la frustración de un autónomo que ha cotizado por la contingencia de desempleo y se encuentra con que ahora no puede cobrarla.

...me dicen que para poder solicitarlo, tengo que llevar un año dando perdidas del 30% ó dos años dando perdidas del 20%, vamos a ver, quién coño como trabajador autónomo, va a estar dado de alta como autónomo durante uno o dos años dando perdidas, sería del genero gilipollas, en el momento que ves que das pérdidas uno o dos meses, obviamente te das de baja de la actividad laboral, no vas a seguir perdiendo dinero

Efectivamente la cosa está así, tal y como nos comentaba Mister Empresa en Pymes y Autónomos, donde indicaba que tan sólo un 20% de las solicitudes son aceptadas, siendo las principales pegas el no acreditar las perdidas o no estar al día de las obligaciones fiscales o sociales.

Esto ha cabreado a las organizaciones que habían hecho de esta reivindicación su caballo de batalla, como UPTA, y que ven que han obtenido una victoria pírrica. Pero es que no se podía esperar otra cosa de esta prestación. Un seguro de desempleo para autónomos va contra la esencia de las cosas, contra la teoría del riesgo sobre la que se articula el sector asegurador.

Partamos de lo básico. La razón de ser del seguro es cubrirnos ante un riesgo, pero, ¿qué es un riesgo asegurable? Me remito a la definición del mismo que hace, por ejemplo, Mapfre (os recomiendo su lectura): combinación de la probabilidad de ocurrencia de un suceso y sus consecuencias. A continuación cita seis características de los seguros:

  • Incierto o aleatorio
  • Posible
  • Concreto
  • Lícito
  • Fortuito
  • Con contenido económico

Por ejemplo, los seguros no están para cubrir el mantenimiento de las instalaciones un hogar, por ejemplo. Si no me encargo de renovar las instalaciones, y de puro viejo se me rompen, eso no lo va a cubrir el seguro. En el seguro, los conceptos de aleatoriedad y de orígen fortuito del mismo son fundamentales.

Y ahí esta la pega, cómo discriminar entre aquellos empresarios que cierran por una mala racha económica y los que cierran a su bola, a cobrar el seguro y a otra cosa mariposa. Es imposible, más allá de establecer limitaciones como las que se han puesto, que vacían de contenido el supuesto derecho conquistado.

Un seguro de desempleo para autónomos que no establezca esas barreras no sería viable financieramente con las primas que se repercuten. Y si las primas se elevan, difícilmente encontraría suscriptores. Es lo que tiene el que no se haga cargo un tercero de tu problema. ¿Conclusión? Provisiona, ahorra y construye tu propio seguro de desempleo, no queda otra.

De todos modos estamos en un país donde la gente no se cansa de pedir y los políticos de hacer como que dan. A esta joya del seguro de desempleo para autónomos puede unirse la responsabilidad limitada empresarial para personas físicas, la “regularización” del servicio doméstico, las vacas y gordas y que no pesen de las propuestas hipotecarias, las eternas reformas de la Ley de Arrendamientos Urbanos, etc.

Nosotros hacemos que pedimos lo imposible y ellos hace como que nos lo dan.

Vía | De todo un poco
En El Blog Salmón | Los autónomos ya pueden cobrar paro, La prestación por desempleo, qué es y cómo funciona

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios