Compartir
Publicidad

El efecto Navidad: ¿cómo va a evolucionar el empleo en los próximos meses en España?

El efecto Navidad: ¿cómo va a evolucionar el empleo en los próximos meses en España?
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A muchos aún les parecerá pronto para pensar en las navidades, pero a las empresas ligadas al consumo ya incluso les parece tarde. La campaña navideña está a punto de comenzar y los comercios, marcas y empresas de logística se preparan para el aluvión de compras de los próximos meses. Esto significa que tienen que aumentar personal para dar salida a toda la demanda que tendrán, nada nuevo bajo el sol.

La novedad vendría si se cumplieran las estimaciones que se están dando desde las empresas de colocación de empleo, las cuales ya están publicando sus previsiones de contratación para estos meses. Tanta es la expectación con la campaña navideña 2016 que las cifras apuntan a que será una campaña récord, con unos 900.000 empleos nuevos para estas fechas.

Como se señala en este reportaje de El País, importantes empresas ligadas al consumo, como Amazon, Carrefour, El Corte Inglés o Toys R Us pretenden contratar a un buen número de personas para cubrir toda la avalancha de comercio navideño. Por ello, Randstad prevé que en los sectores de comercio, logística, transporte y hostelería alcancen las 340.000 contrataciones, un 11,5% más que el año pasado.

De ahí que Adecco estime que las contrataciones sobrepasarán las 850.000 si se suman otros sectores implicados en la Navidad. Por lo tanto, tendríamos a casi un millón de personas más trabajando si se cumplen estas premisas. Si bien toca preguntarse cuántos de ellos mantendrán esos puestos una vez pasado el ciclón consumista. Y la realidad apunta a que muy pocos…

El paro de enero dictará sentencia

Para saber si de verdad esta campaña navideña será histórica para la contratación habrá que esperar al paro del mes de enero para saber si esta vez los empleos que se crean tienen más recorrido que los que comprenden las fechas claves. En los años anteriores, no fue así, pues solo hay que echar un vistazo a los datos históricos del Servicio Público de Empleo (SEPE) para comprobar que la Navidad solo ha creado trabajo temporal.

Echando la vista atrás 10 años, podemos observar que enero siempre ha sido un mes de fuerte destrucción laboral. Y eso teniendo en cuenta que en las estadísticas del SEPE solo aparecen las personas que se han apuntado al paro, por lo que no están todas las que son.

Enero 2006: 68.566 parados más

Enero 2007: 59.635 parados más

Enero 2008: 137.378 parados más

Enero 2009: 198.838 parados más

Enero 2010: 124.890 parados más

Enero 2011: 130.930 parados más

Enero 2012: 177.470 parados más

Enero 2013: 132.055 parados más

Enero 2014: 113.097 parados más

Enero 2015: 77.980 parados más

Enero 2016: 57.247 parados más

Como puede observarse, el pasado año se dio el menor incremento de los últimos diez años, si bien durante la crisis enero era un mes de sangría laboral. Sobre todo en lo más crudo de la crisis, como el año 2009, donde el número de personas que se apuntó al servicio público de empleo alcanzó las casi 200.000.

Aunque en los últimos años este incremento ha caído, el empleo navideño no deja de ser temporal y circunstancial, al igual que el veraniego, siendo las dos muestras más palpables de la temporalidad de la que adolece el mercado de trabajo en España.

El dato de octubre da la pista

Para hacernos una idea de cuánto puede subir el paro tras la navidad tenemos frescos los datos del mes de octubre, en el que concluían muchos de los contratos de la temporada de verano. El mes pasado el paro subió en 44.685 personas, dejando así la cifra global de parados en 3,78 millones. No obstante, la educación impulsó la afiliación a la Seguridad Social en octubre, por los contratos que se hacen a los nuevos profesores que se incorporan al nuevo curso.

En concreto, 101.335 españoles se afiliaron en octubre, la mayoría procedentes del sector de la educación. Así, actualmente hay 600.000 personas más cotizando a la Seguridad Social que hace un año, con la tasa de paro en el 18,91%, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), una cifra que sigue siendo muy elevada aunque haya caído del 20%.

El gobierno prevé reducir este porcentaje al 16% el año que viene, si bien sería junto a un crecimiento de la economía del 2,7%, por debajo del 3% de este año. Por lo tanto, ¿se trata de una previsión demasiado optimista? Es probable, pues al nuevo -por decir algo- Ejecutivo le va a tocar lidiar con un ajuste de 5.500 millones para cumplir con los dictados de Bruselas. Algo que puede afectar a algo tan delicado como nuestro mercado laboral.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos