Sigue a El Blog Salmón

reforma-laboral-bañez


Una de las novedades que incorpora la nueva reforma laboral abre la puerta a la colaboración en la colocación de trabajadores entre las Empresas de Trabajo Temporal (ETTs) y los servicios públicos de empleo. Según la ministra de Empleo, Fátima Báñez, el objetivo no sería otro que sumar esfuerzos de colaboración entre el sector público y el privado.

Que los servicios públicos de empleo no funcionan correctamente en España es un hecho incuestionable. La esperanza de que su nivel de eficiencia mejore en los próximos años es también bastante dubitativa. Hasta ahora, el antiguo INEM apenas colocaba el 3% de los parados que acudía a él pidiendo empleo, por lo que desde el Gobierno creen que una colaboración con las agencias de intermediación privadas no tendría por qué salir excesivamente mal.

Mirando un poco al pasado y contrariamente a lo que se piensa, las Empresas de Trabajo Temporal tienen una larga trayectoria de servicios a las empresas que se remonta al siglo pasado, aunque no fue hasta la década de los 50 y 60 cuando las empresas empezaron a hacer un uso más frecuente de las ETTs. En España, sin embargo, no fue hasta el año 1994, tras la reforma laboral que se llevó a cabo, que estas empresas de intermediación saltaron a la primera línea del mercado laboral.

Aunque muchos defienden el amplio conocimiento del mercado que tienen y que les permite encontrar fácilmente un trabajo adecuado para cada trabajador, son muchos los que lanzan voces críticas hacia ellas y les acusan de beneficiarse de la grave temporalidad que afecta al mercado laboral español. No se configuraron, como pudiera parecer por otros países de nuestro entorno, para adaptar las necesidades de contratación temporal, puntual y precisa de las empresas usuarias, sino que se han venido utilizando como válvula de escape y cajón desastre que permitía dar temporalidad al empleo fijo y “flexibilizar” las condiciones de trabajo en las grandes empresas.

Sea como fuere, la caja de Pandora ya ha sido abierta y sólo nos queda esperar hasta poder leer la letra pequeña del acuerdo adoptado. Cómo se repartirá el pastel público-privado, quién lo financiará, cuáles serán las ETTs que entren en la negociación y cómo se verá afectada la precariedad laboral son incógnitas que pronto quedarán resueltas. Si quieres mantenerte informado no te alejes de El Blog Salmón. ¡Estaremos al acecho!

En El Blog Salmón | Esta reforma laboral no merece una huelga, merece un cierre patronal, El Consejo de Ministros aprueba la reforma laboral: principales cambios que se introduce, Reforma laboral: decepción absoluta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios