Compartir
Publicidad

Soraya Sáenz de Santamaria no es el ejemplo a seguir por la mujer española

Soraya Sáenz de Santamaria no es el ejemplo a seguir por la mujer española
Guardar
62 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Soraya Sáenz de Santamaría es todo un ejemplo de mujer que es capaz de conciliar a la perfección una maternidad de pocos días con un trabajo que absorberá gran parte de su tiempo. Este estereotipo de mujer, es la mujer del siglo XXI, la mujer que lucha por la conciliación de la vida familiar y personal hasta el punto que la mejor fórmula para la conciliación entre ambas vidas es que una de ellas desaparezca completamente. En el caso que describimos, la vida familiar lógicamente.

Hago hincapié en este punto, porque a pesar de la gravedad de la situación económica del país, Soraya Saenz de Santamaría sigue al pie de cañón, trabajando como si no hubiera mañana en las tareas del traspaso de poderes y sin haberse tomado un respiro después del nacimiento de su hijo. ¿A qué viene esta perorata? Pues si no lo sabéis, las mujeres que soliciten la baja por maternidad, tienen que disfrutar de manera obligatoria 6 semanas a posteriori del parto sin desempeñar ningún tipo de trabajo. Ojo, esta restricción es para las beneficiarias de la prestación por maternidad.

No tengo constancia expresa de que la Sra Saenz de Santamaría haya solicitado la baja por maternidad y si no está recibiendo esta prestación económica de la Seguridad Social, no tiene ningún impedimento legal para seguir trabajando. Dado que no ha parado en sus funciones laborales, otorguemos el beneficio de la duda; pero yo quiero ir más allá, quiero ir al ejemplo que transmitimos para el resto de madres trabajadoras y el significado real de las políticas de conciliación, más aún cuando hablamos de una mujer que es un cargo público en su desempeño laboral.

Hoy en día, todos intentamos caminar en aras de una mejor conciliación familiar y personal y hasta las autónomas tienen que parar en sus trabajos por cuenta propia si optan a la baja maternal. Entiendo que la “empresa” de la Sra Saenz, el Partido Popular, tiene la suficiencia material y personal como para suplir a su figura durante 6 semanas a posteriori del parto. La propia ministra en funciones Chacón se tomó este periodo obligatorio de 6 semanas siendo titular del ministerio de Defensa y aunque una persona pública tenga medios económicos para no pedir la baja maternal y poder atender a su hijo, flaco favor se le hace a la imagen de la mujer en el ámbito laboral y a las siguientes empleadas que se tengan que pedir una baja maternal en sus empresas.

Cada persona es libre de organizar su vida personal y familiar como quiera y como pueda, pero da que pensar y reflexionar cuando esta vida personal y familiar transciende a la imagen pública de las personas que tienen que dirimir las políticas económicas y sociales durante los próximos años. Opiniones para todos los gustos que dan la imagen de retroceso en lugar de avance en las políticas de conciliación laboral y familiar.

En El Blog Salmón | Embarazos en el trabajo: una obligación moral, Sigue la hipocresia sobre la igualdad de las mujeres en el trabajo, Hay empresas que creen en la vida privada de sus trabajadores
Imagen | PPCYL – Partido Popular de Castilla y León

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos