Dos angelitos guardaban mi CAM: De Guindos y... Ontiveros

Sigue a El Blog Salmón

Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos guardan mi alma...¿os acordáis de esta oración infantil? Pues viene que ni al pelo respecto de la liquidación de la CAM y el golpe a sus principales acreedores, los titulares de cuotas participativas. Aquí ha habido unas angelitos que han participado en la colocación de cerca de 300 millones de euros en cuotas, pero en general del unico del que se habla es del ministro De Guindos. Hoy vamos a hablar de otro de los muñidores de las cuotas participativas, Emilio Ontiveros, y su empresa AFI, de la que es presidente y socio fundador.

Evidentemente, en una salida a Bolsa hay más implicados: asesores jurídicos como Uria o Linklaters, colocadores, etc…pero aquí nos centramos en los asesores financieros de esta operación, en Lehman Brothers y en AFI (Asesores Financieros Internacionales), y especialmente en los segundos. La causa es que estoy hasta el moño de oír a Ontiveros en la SER, en las televisiones, en la prensa escrita, en la blogosfera, etc, pontificando sobre la gestión de la crisis. Oye, y ni una palabra para los cuotaparticipes de la CAM, y apenas nadie se refiere a él como padre de la criatura.

¿Qué es AFI, Asesores Financieros Internacionales?

AFI es una consultora financiera creada en 1987 por tres profesores de la UAM. Asesoramiento financiero, corporate, consultoria tecnológica, formación, publicaciones,.... el campo de actividades de AFI es muy amplio, y resulta difícil encontrar una empresa del sector financiero que no haya tenido contacto con ellos. Ahora bien, con las Cajas de Ahorro la conexión es especialmente íntima, tanto que AFI esta participada en un 50% por Ahorro Corporacion Financiera, grupo de servicios financieros cuyos accionistas son las propias Cajas de Ahorros.

Tan estrecha relación, explica en cierto modo que la propia AFI fuese la designada por el Gobierno para poner precio a las Cajas en las que debía entrar el FROB. Claro que resultaba curioso para un observador imparcial que una sociedad participada por Cajas de Ahorro fuese la encargada de decirle a los españoles por cuanto debíamos comprar las cajas en apuros.

Quizás la clave está en la confianza de los gestores del anterior Gobierno en la gente de AFI. Y es confianza se basa en la conocida proximidad ideológica de AFI al PSOE, como una suerte de think tank económico del PSOE, en clara lucha con un duro competidor como Intermoney. Ahora bien, la gente de AFI tenía varios cuerpos de ventaja sobre Intermoney en su posicionamiento en las Cajas.

¿Qué son las cuotas participativas?

Uno de los principales problemas de las Cajas era su dificultad para financiarse a largo plazo, especialmente para reforzar sus fondos propios. A diferencia de sus competidores, los Bancos, ellas no podían abrir sus fondos propios a terceros capitalistas. Nada de ampliaciones en Bolsa, nada de operaciones corporativas con inversores financieros. Podían hacerlo a través de sociedades participadas, como La Caixa y su holding industrial, pero no para el corazón del negocio, para la propia Caja.

De ahí la emisión de híbridos como las participaciones preferentes por buena parte de Cajas (y también bancos), que sin ser fondos propios estrictamente, si que paliaban el problema. Sin embargo, lo cierto es que si que había un camino para las cajas, un producto parido por el equipo económico de Solchaga, que en el 2004 termino de ver la luz, pero que hasta el 2008, con la CAM, ninguna Caja se atrevió a sacar: las cuotas participativas.

Explicado de una forma vulgar, las cuotas participativas serían acciones de la cajas pero sin derechos políticos. Estos títulos cotizaban, tenían derecho a un dividendo, pero sus titulares no tenían voto a la hora de tomar decisiones en la Caja (lo que a su vez, como nos podemos imaginar, hace que su teórico derecho al dividendo sea vulnerable en la práctica, y que decir de la tutela de la inversión que han acometido). Un producto dificil de explicar, ciertamente: a diferencia de las acciones sin voto no hay ningún rentabilidad prefijada, no hay un bonos por tal renuncia.

Cabe preguntarse si alguien estaría dispuesto a invertir en semejante asunto. Pues sí.

Salida a Bolsa de la CAM (I)

En el 2008 la CAM lanza la primera (y última) emisión de cuota participativas por una caja de ahorros. Lo que en un principio iba a suponer sacar a Bolsa un 20% del “capital” de la CAM, acabo siendo un 7,5% del mismo, por unos 300 millones de euros, ante la tibia acogida de los mercados. De hecho, sólo un 30% fue para el tramo institucional (básicamente entidades amigas). El 70% restante fue para el tramo minorista. Casí se me saltan las lagrimas ante la justificación de este reparto por López Abad, Director General de CAM

-No, no. El tema no es ese. Cuando bajamos del 20% al 7,5% nos quedaban 300 millones para colocar. Yo no puedo negarle a los clientes que de manera tradicional han estado con la caja la posibilidad de que inviertan. Una de las maneras de convencer a todos los stakeholders que han participado en la caja es decir que si yo salgo en un momento de mercados adversos, me reconocerán menos valor del que tengo; si ese valor se lo traslado a mis clientes de toda la vida se entiende mucho mejor. Pero si ese valor lo situo en Londres en cuatro inversores institucionales, menudo plan. No vamos a regalar a nadie y si cedemos algo lo haremos a nuestra gente de siempre. De ahí que el tramo minorista ocupe prácticamente el 70%. Hubiera podido ser el 100%.

El entrevistador le señala que ese 100% no lo hubiese permitido la CNMV, y López Abad lo reconoce. Incluso más adelante admite que el prorrateo esta cantado. Vamos, que como comentábamos en EBS, lo colocaban con la gorra,un me-las-quitan-de-las-manos en toda regla. Qué generosidad la de los dirigentes de la CAM.

Salida a Bolsa de la CAM (y II)

En todo este proceso recordemos que los asesores financieros eran dos, Lehman Brothers y AFI, o si queremos personalizar, De Guindos y Ontiveros. ¿Cuáles son las funciones de un asesor en una salida a Bolsa? Vayamos a la página 7 de esta presentación de Corporate de AFI y que cada cual extraiga sus conclusiones sobre la actuación profesional de los asesores.

Pero vamos, que si atendemos a este artículo de Juan Navarro, Ontiveros tuvo hasta su momento Fraga-en-Palomares, en una presentación de la OPV que debió ser gloriosa.:

Y después de trasladaros mi tremenda satisfacción por el estado de la tercera caja de España y dentro de poco la segunda, quiero decir que os invito a que hagáis como yo, puesto que las cuotas participadas de la CAM es el mejor producto financiero que, en este momento, está al alcance de inversores que desconocen la bolsa. Es una inversión segura; tan segura que estoy pensando en invertir cien mil euros; ¡haced como yo!.

Que esta historia sea cierta, que parece que si, o no poco añade al desastre de las cuotas participativas. Que finalmente Emilio Ontiveros haya invertido o no 100.000 euros no es relevante. Lo relevante sería saber cuánto le facturo AFI por éste y otros asuntos a la CAM, para saber donde se la jugaba realmente Ontiveros, si con las cuotas o con la cuenta de la CAM.

Los terminales mediáticos oportunos también se pusieron en marcha. Por ejemplo tenemos este articulo de El País (casualidad), en mi opinión un publirreportaje, firmado por dos profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas. Curioso que en ninguna parte del articulo se haga mención a que esta escuela es la división formativa de AFI, cómo tampoco el papel que AFI desarrolla en este hito.

Las cuotas participativas y su multiplícate por cero simpsoniano

Bien con la gorra, bien sin ella, con los 100.000 euros de Ontiveros o prescindiendo de los mismos, las cuotas se acabaron colocando. Unos 200 millones de euros fueron a parar a manos de particulares, gracias a la labor colocadora de las sucursales. Obviamente los empleados también fueron gorreados convenientemente por esa gran motivadora llamada Amorós.

La conclusión es que más de 200 millones de euros de clientes no institucionales fueron a los bolsillos de la CAM. A partir de ahí, que yo sepa, el papel de Lehman y de AFI es nulo en relación con las cuotas participativas. Bastante habían hecho con el mencionado hito: ayudar a colocar en los mercados cuotas participativas, una “cosa” sin rentabilidades fijas y sin derechos políticos, de las peores combinaciones financieras que uno ha conocido.

Desde ese momento, y dada la situación de la CAM y de los mercados, todo cayó por su propio peso. Os recomiendo la lectura de este artículo de Carlos Ladero, especialmente del apartado cronológico, donde se ve como las cuotas se van a estrellar. El 21 de julio se solicitó por el Consejo de Administración amortizar las cuotas a 4,77 euros (se colocaron a 5,88), y acto seguido se segrega el negocio financiero de la CAM a favor de banco CAM, pero sin incluir las cuotas que quedan en la CAM. Sin embargo, los acontecimientos se precipitan con la nacionalización de la misma el 25 de julio y la entrada de los nuevos gestores del FROB.

La conclusión era fácil de obtener. Una vez el Banco CAM fue absorbido por Sabadell, los titulares de las cuotas únicamente estaban vinculados a CAM, y evidentemente, sus posibilidades de recuperar su dinero eran previsiblemente nulas. La viabilidad de CAM era imposible (¿cómo iba obtener ingresos para proseguir su actividad?). Conclusión, la CAM se liquida y parece harto improbable que los cuotapartícipes vuelvan a ver de cerca su dinero. Cuotapartícipes que en todo este proceso no han tenido ninguna capacidad de decisión..

El silencio de Ontiveros

He estado buscando alguna intervención de Ontiveros, de AFI o de alguna de sus filiales al respecto. No he encontrado nada. Ni una defensa a las criticas del coasesor Lehman. Si vosotros la encontráis, me gustaría ver como explican a los inversores lo que ha pasado con su dinero. Y digo yo que no será por falta de espacio mediático, de capacidad de convocatoria para su discurso, que como hemos constatado es mucha.

Y es que este mundo de las finanzas es maravillosamente transversal, eso que tanto gusta en política ahora, y que permite estar hoy aquí y mañana allí. O dicho de otro modo, hay negocio para todos, basta con llevarse bien y repartirse la tarta de un modo adecuado. Después de todo el consenso es uno de los frutos maravillos de nuestra transición, ¿no?.

Por eso, cuando por las mañanas escuchéis en la radio al profesor Ontiveros, vendiendo consejos sobre gestión financiera o criticando al Gobierno, no vendría mal que os acordaseis de esta historia. Y otro día, si os apetece, hablamos del resto de angelitos que guardaban la CAM.

En El Blog Salmón | Las cuotas participativas ya están aquí
Más información | Cotizalia, El País, informacion.es

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios