Compartir
Publicidad

Los que van a colocar te saludan

Los que van a colocar te saludan
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Supongo que es así como le saludan los directores de oficina de Caja de Ahorros del Mediterráneo a Roberto López Abad, Director General. Dicha Caja va a ser la debutante a la hora de lanzar la primera emisión de cuotas participativas, un instrumento de financiación que, para algunos, supone una puerta abierta a un próxima privatización de las Cajas, por mucho que hoy por hoy, la legislación niegue a estos activos cualquier tipo de derecho político.

Tiempo tendremos para hablar de estos temas, no siendo la primera vez. Pero hoy por hoy me encuentro apesadumbrado por las declaraciones del mencionado ejecutivo, al igual que le ocurre a Zunzunegui, de Revista de Derecho del Mercado Financiero:

A la pregunta del periodista de El Mundo, Juan Emilio Maíllo, ¿No teme que no haya demanda por parte de los clientes?, el director general de la CAM, Roberto López Abad, ha contestado sin sonrojarse: “Esto se coloca con la gorra, precisamente porque la cuantía es moderada. El 31% de la emisión es para tramo institucional, un 3,5% gratis para trabajadores y el 65,5% para clientes. Tenemos la ventaja de 1.160 oficinas, que cuando les digas a colocar, lo harán.”
  • El Director General pasa del concepto de demanda. Eso son cosas de esos modernos del marketing, aquí no se trata de satisfacer las necesidades de nadie (salvo las de la CAM, claro). Esto va de colocar.
  • Soy consciente de que el termino colocar es ampliamente utilizado en los mercados financieros (colocación, entidades colocadoras) de un modo absolutamente técnico, y probablemente derivado de la traducción del inglés al castellano. Aún así, y al igual que ocurre con otras expresiones (levantar x millones de financiación) me chirría en los oídos. ¿No os suena más propio de otro tipo de actividades que de un mundo que se presume serio como el financiero?
  • Pero en este caso, además de sonar mal, el problema se agrava, pues tal y como señalo en el primer punto, esto es una colocación pura y dura en el sentido castellano del término. Tenemos red, hay unos clientes, y a la voz de ya, con la gorra esto se coloca. Toda una forma de entender el negocio bancario, las relaciones con los clientes, como construir una relación de confianza. Nada de pararse a pensar si la clientela de CAM tiene necesidades de inversión que coincidan con esas herramientas, más cercanas a una emisión bursátil que a su tradicional imposición a plazo fijo o fondos de bajo riesgo.
  • Resulta curioso como las entidades financieras, después de llenarse la boca con el tema de la MIFID y demás transiten aún por estos caminos. Y no hay mas que recordar el episodio de los Valores Santander (lo de valores debía ser por darle una connotación positiva a lo que no dejaban de ser obligaciones convertibles). ¿Como casan los tests de idoneidad y/o conveniencia y las colocaciones con la gorra, a puro huevo, por-que-yo-lo-valgo?

No puedo evitar acordarme de la suerte de banderillas cuando oigo este tipo de expresiones, en este tipo de contextos.

¡Suerte Maestro!

Vía | RDMF En El Blog Salmón | Las cuotas participativas ya están aquí

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio