Compartir
Publicidad

Tan sólo tres bancos controlan el flujo de pagos del 95% del spam mundial

Tan sólo tres bancos controlan el flujo de pagos del 95% del spam mundial
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Increíbles las conclusiones del estudio sobre el spam realizado por un equipo de las universidades de California-Berkeley y Budapest sobre el spam. En este estudio, han detectado que el gran cuello de botella de todo el spam mundial se encuentra en los flujos de pago y que 3 bancos controlan los medios de pago del 95% de todo el spam del mundo.

Este estudio, pone de manifiesto claramente que, para acabar con el spam a nivel mundial, no hay que mejorar los filtros del correo electrónico o perseguir a los robots de spam, la mejor solución pasa por cortarle a las redes de spam los sistemas de cobro dado que ahí se encuentra el gran cuello de botella.

Pero esta teoría, tiene varias vertientes y múltiples lecturas, dado que, la legislación financiera o las leyes sobre propiedad industrial o propiedad intelectual no son las mismas en todos los países y lo que en un país puede estar prohibido, como por ejemplo la venta de medicamentos en Europa, no tiene porqué ser así en algún país de Asia o Africa. En estos países por ejemplo, una red de spam que venda medicamentos fuera de los canales habituales de Europa o USA podría abrir una cuenta bancaria y un TPV de manera legítima.

En esta situación, la legislación para la contratación de TPVs virtuales no está armonizada a nivel mundial y al igual que en Europa es realmente difícil contratar un TPV para determinadas actividades de comercio electrónico y que no se permite por ejemplo la contratación de TPVs asociadas a redes de spam o afiliación, en otros países como Rusia, esta contratación por bancos pequeños sí está muy extendida.

En este sentido, VISA y Mastercard, como principales intermediarios de pago mediante tarjeta, se lavan las manos, dado que realmente ni VISA ni Mastercard son los emisores de las tarjetas ni contratan los servicios de TPV con las redes de spam, por lo que, si los bancos pequeños en países con legislación difusa siguen permitiendo contratos con redes de spam, esto no puede erradicarse nunca. Tengamos presente que la relación TPV-red de spam recae en el propio banco, no en VISA o Mastercard.

En este sentido, la única vía posible que nos queda para atacar de verdad al spam, es la transferencia del control de los TPVs virtuales a los intermediarios de los pagos, de tal manera que se establezca una especie de lista negra de bancos emisores o de bancos que violen las prácticas de contratación de TPVs virtuales que se deben establecer a nivel mundial.

spam-bancos-asociados.jpg

Por ejemplo, si el banco XXX de Rusia ha contratado con una red de spam y procesa por ahí sus pagos, extremo realmente sencillo de conocer comprobando los movimientos de flujo de pagos, se puede marcar ese banco como colaborador necesario en la cadena del spam y prohibirle por tanto la asociación de TPVs virtuales a sus medios de pago.

El segundo gran problema lo tenemos con aquellos que sí hacen spam de sus productos o servicios pero a pequeña escala. En España, sin ir más lejos tenemos muchas empresas que se dedican a la compra de bases de datos y al envío de información no solicitada a esas bases de datos. El objetivo como siempre es el económico, pero no en todos los casos existe un medio de pago virtual asociado, como puede ser la venta de un curso a distancia o la oferta de turno en el canal físico por inscribirte en alguna red.

A pesar de ese spam, las grandes redes mundiales de spam si pueden caer y ya sabemos dónde se pueden atacar. Ahora sólo falta un acuerdo global que les corte las vías de cobro de manera radical para que se pueda limpiar de una manera sencilla la mayor parte de la basura que circula por internet.

Más Información | Click Trajectories: End-to-End Analysis of the Spam Value Chain(ENG y PDF), Ars Technica
En El Blog Salmón | El spam sigue subiendo y sigue funcionando, Usuarios admiten que compran vía spam

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos