Compartir
Publicidad

Superfreakonomics de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner

Superfreakonomics de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Superfreakonomics es la segunda entrega de Freakonomics, el libro que junto El Economista Camuflado puso de moda los libros e economía. No obstante para leer Superfreakonomics no hace falta haber leído Freakonomics antes. Son dos libros independientes cada uno del otro, aunque siguen en la misma trama argumental.

Estudios de economistas sobre temas frikis: prostitutas, terroristas suicidas, conductores borrachos, médicos de urgencias, vendedores de cartas de béisbol, científicos excéntricos e incluso monos pueblan Superfreakonomics ¿alguien da más? Personalmente me parece una lectura interesante para el verano, aunque aviso que puede hacernos reír y que nos miren raro por reírnos con un libro de economía.

En fin, ellos se lo pierden. Porque si algo se le puede dar a este libro es que va a hacernos pasar un buen rato si nos gusta la economía y leer. Al fin y al cabo no deja de ser una concentración de anécdotas de economía muy bien relatadas. Es un libro del estilo de Freakonomics o El Economista Camuflado, si te gustaron estos hay muchas probabilidades de que te guste Superfreakonomics. Lo he leído en inglés, por lo que no puedo opinar sobre la traducción.

Resumen

El libro se divide en cinco capítulos, más una introducción y un epílogo. Cada capítulo está dedicado a un tema, aunque el estilo de los autores significa que mezclan unos con otros. A pesar de ello es fácil de leer y muy entretenido. No obstante, de vez en cuando van a desafiar nuestro conocimiento convencional. ¿Es más peligroso un tiburón o un elefante?

La sección sobre las prostitutas cubre desde la prostitución de lujo hasta la prostitución en las calles. Explica su evolución con el tiempo y porqué los beneficios de la prostitución han bajado con el tiempo. Además explora sobre si le merece la pena a una prostituta tener chulo o no, seguramente la respuesta sorprenda en más de un sentido, especialmente cuando lo compara con los agentes inmobiliarios.

Los médicos de urgencias son mezclados con los terroristas suicidas. ¿Tienen mucho que ver? Bueno, en ambos el uso de los datos nos permite conseguir nuestro objetivo, subir el rendimiento de unos y capturar a los otros. Es un especie de oda a la minería de datos como fuente de beneficios para la sociedad.

¿Somos altruistas o somos egoístas? Los estudios de economía habían ido dando un resultado muy distinto según hubieran sido planteados de un modo u otro. Parece que los mercaderes de cromos de béisbol están ayudando a darnos cuenta sobre cómo se porta la gente y porqué un observador puede alterar el resultado. No obstante parece que la gente no es tan mala como podríamos pensar, o al menos en la conclusión del capítulo.

Por último se habla de cómo soluciones baratas. El cinturón de seguridad ha salvado miles de vidas, a pesar de que ha tenido un coste muy barato. Aún así, costó convencer a los usuarios de coches de que lo usaran. También proponen una controvertida solución de geoingeniería para acabar con el calentamiento global. Seguramente no guste a muchos escuchar este tipo de soluciones, pero no está de más conocer una solución alternativa que es bastante barata en comparación con otras medidas aportadas.

Opinión

El libro es muy entretenido, quien quiera pasar un rato leyendo datos curiosos, estudios interesantes y otros temas lo va a disfrutar, porque como colección de curiosidades no tienen precio. No es un libro que nos vaya a ayudar por otro lado a invertir mejor en bolsa, ganar más en el trabajo (excepto una medida muy drástica que no creo que nadie se atreva a tomar) o a ahorrar.

Lo que sí nos puede ayudar Freakonomics es a entender mejor el comportamiento de los demás, a entender mejor porqué suceden algunas cosas en el mundo y porqué a veces no hacemos las cosas de un modo sino de otro. E incluso no sólo las personas, sino también los monos, que es a lo que está dedicado el epílogo. No obstante yo daría un consejo, aunque en mi opinión se trata del mejor trozo, yo recomendaría dejar el epílogo sobre los monos para el final. Hace muchas referencias que son necesarias de los capítulos anteriores.

En El Blog Salmón | El documental de Freakonomics está en camino
En Papel en Blanco | ‘Superfreakonomics’ de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner
Imagen | Edans

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos