Sigue a

No soporto a la manada del spinning. Saturan los vestuarios del gimnasio a la entrada y a la salida de la clase correspondiente, convirtiendo una experiencia que debiera ser relajante en algo que definitivamente no lo es. Pero ayer le encontre su gracia al asunto, al escuchar una conversación entre dos caballeros de más de 30 años, que se apiñaban conmigo en la esquina que nos había tocado, sobre la tarjeta Lyoness. He de decir que el tener que aguantarme la risa fue seguramente un ejercicio de lo más beneficioso para mi tono muscular.

Mientras se iban vistiendo el más pequeño le preguntaba al más joven y alto si había visto recientemente a un tercero. El otro le decía que no, pero que le podía dejar un recado (debían trabajar juntos). Así que el pequeño se animo y le dijo que es que el ausente era la leche, que le había planteado un chollo de negocio y que le había cortado sin dejar explicárselo: una tarjeta de fidelización, de un club de compras, que otorgaba descuentos a sus titulares. Eso si, un porcentaje de cada compra iba destinado a remunerar a las personas que te habían recogido la solicitud para la tarjeta.

Llegado este punto, el alto, a diferencia de su desconocido amigo, le daba carrete al que llevaba la iniciativa. Le preguntó si había que buscar empresas o que vender la tarjeta. Y el otro que no , que no había que hacer nada (literal), que no se trataba de vender nada (re-literal), que tan solo había que pagar 2.000 euros a la organización a cambio de adherirse a este chollo, que eran fácilmente recuperables, que el momento oportuno era ahora, que…

Yo me fuí dejándoles con su cavilaciones. Esta claro que le estaba ofreciendo formar parte de un sistema multinivel (eso como mínimo, ya sabéis a que refiero cuando ni siquiera es eso). Y, mi opinión sobre los mismos, es generalmente mala, por motivos que no voy a repetir. Pero desconocía el multinivel concreto, así que cuando llegué a casa hice una pequeña búsqueda en internet et voilá: Lyoness, una empresa austriaca que afirma mantener acuerdos con un amplio numero de firmas que aplican descuentos a sus miembros, y de la que se pude ser tiyular by the face (claro que si quieres cobrar comisiones por los consumos de los socios que metes es cuando hay que aflojar esos 2.000 euros). Vamos, un servicio de cashback basándose en descuentos por compras de colectivos.

Ya sabéis, si queréis ganar dinero sin hacer nada, tal y como se proponía en aquel vestuario, esto es un chollo. Un chollo para Lyoness, quiero decir. Tenéis más información a pie de página. Os recomiendo especialmente la lectura de los comentarios del post de Derecho y Empresas.

Más información | Lyoness, Derecho y Empresas
En El Blog Salmón | ¿Quieres hacerte rico con una empresa multinivel?

Deja un comentario

Ordenar por:

50 comentarios