Christine Lagarde dice que las políticas económicas necesitan más tiempo para cumplirlas

Síguenos

El economista en jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Director de su departamento de Asuntos Fiscales, Olivier Blanchard y Carlo Cottarelli, respectivamente, nos traen sus diez mandamientos del ajuste fiscal para atender el debate entre el ajuste fiscal y la continuación de las ayudas estatales, justo el debate que comenté ayer en estas páginas.

Como dicen, el ajuste fiscal es clave para el fomento de la alta inversión privada y el crecimiento a largo plazo. También podría ser clave, al menos en algunos países, para evitar el desorden en las condiciones del mercado financiero, que tendría un impacto más inmediato sobre el crecimiento, a través de efectos sobre la confianza y el crédito. Por otra parte, dice que el ajuste en exceso también podría obstaculizar el crecimiento. Como siempre, piden ajuste pero luego advierten de su impacto negativo, dando a gobiernos la llave para hacer lo que quieran.

Para atender a las estrategias fiscales que deben ser coherentes con las necesidades de crecimiento, tanto en el corto como en el largo plazo, nos traen los diez mandamientos del ajuste fiscal que nos presentan, y que explican brevemente en el artículo vinculado, las resumo a continuación:

  1. Tendrá un plan fiscal a medio plazo creíble y anclado en una objetivo visible (ya sea en términos de una tasa media de ajuste o un objetivo fiscal para lograr en un plazo de cuatro y cinco años).
  2. No deberá pesar el cargo de su ajuste fiscal en la parte inicial del proceso, a a menos que las necesidades de financiación lo requieran.
  3. Deberá apuntar a un descenso a largo plazo en la relación deuda pública-PIB no sólo a su estabilización a niveles post-crisis.
  4. Se centrará en las herramientas de consolidación fiscal que conduzcan a un crecimiento potencial fuerte.
  5. Aprobará reformas de pensión y de salud en la parte inicial del proceso ya que las tendencias actuales son insostenibles.
  6. Será justo, es decir, para que las medidas sean sostenibles en el tiempo, el ajuste fiscal debe ser equitativo.
  7. Pondrá en práctica amplias reformas para impulsar el crecimiento potencial.
  8. Deberá fortalecer sus instituciones fiscales.
  9. Deberá coordinar adecuadamente las políticas monetaria y fiscal.
  10. Deberá coordinar sus políticas económicas con otros países.

Siempre es bueno que el FMI de pistas a gobiernos de lo que esperan de ellos. Como suele ser, y este caso no es diferente, las pistas son interesantes pero demasiado generales como para ser utilizadas como varas concretas de medir para incentivar y, si es necesario, penalizar, a los gobiernos por su cumplimiento.

Por lo menos estamos avanzamos en algunas cosas. En su discurso durante las reuniones anuales del Banco Mundial y del FMI, la director general del FMI, Christine Lagarde, nos dice que ya está bien de hablar y que ahora toca actuar pero, más importante, ha hablado de la necesidad de asegurar más igualdad en la economía, no sólo en la nueva economía sostenible del futuro, es decir, no volver a la economía del pasado, pero también, hay que asegurar la igualdad del peso de la transición a esa nueva economía sostenible del futuro. Que el peso de la reestructuración debe caer asegurando este principio de igualdad. Suena bien pero no me lo creeré hasta que lo vea en políticas económicas.

Finalmente, Sra. Lagarde ha hablado de algo que he pedido desde que estalló la crisis y que comenté otra vez hace unos días, que las políticas económicas necesitan más tiempo para cumplirse efectivamente y justamente. Ya era hora que empiezen a pensar en la realidad del tiempo que se está exigiendo a los países que tienen que reajustar sus cuentas. Problemas con décadas de creación no se resuelven en dos años ni en cinco años. Necesitamos planes de reestructuración de 15 y 20 años.

Con este tiempo, resumo en dos puntos lo que hay que hacer, tomados de un reciente comentario mío (ver gráfico en el artículo vinculado):

Primero, quiero un plan de 20 años de ajustes presupuestarios y de reequilibrio de gastos, con más gasto social y menos subvención. Este tipo de plan evita la estupidez económica y política de exigir equilibrio presupuestario en dos años, como piden muchos dentro y fuera de España.

Segundo, quiero un plan (también de años pero comenzando ya mismo) de medidas en la microeconomía, enfocado en mejorar y quitar obstáculos en cada uno de los temas mencionados en el gráfico.

En El Blog Salmón | El FMI advierte que se necesitan más medidas económicas y Tres amenazas para la economía sostenible del futuro de la Sra Lagarde

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios