Compartir
Publicidad

Dos propuestas imprescindibles de Izquierda Unida para frenar el fraude fiscal

Dos propuestas imprescindibles de Izquierda Unida para frenar el fraude fiscal
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Dentro del paquete de propuestas económicas que han hecho los diferentes partidos políticos que concurren a las elecciones del 20N, hay dos propuestas de Izquierda Unida que son imprescindibles para controlar mucho mejor el fraude fiscal y la homogeneización de la carga tributaria entre las pymes.

La propuesta a la que me refiero es a la reforma del sistema de módulos que plantea IU. Si recordamos su programa, se plantean los siguientes cambios en el sistema de tributación por módulos en el IRPF:

Reforma del sistema de módulos, limitado en todo caso a los 3 primeros años de actividad.
Un duro plan de exclusión de módulos si se emiten facturas por importe superior a 1.500 euros o un 20% de la facturación va al mismo cliente.

Para refrescar la memoria, el sistema de módulos es aquel sistema al que se pueden acoger determinades actividades económicas, como es comercio al por menor, transporte por carretera y viajeros, algunos servicios auxiliares a la construcción y hostelería, por el que en función de la dimensión de la actividad, Hacienda realiza una estimación de ingresos netos en base a unas tablas y calcula una cuota fija de impuestos. El pequeño empresario que esté en módulos, pagará un importe fijo por IRPF y por IVA que rara vez se altera al alza, tenga beneficios o no los tenga.

Como es lógico, los asesores fiscales están para algo y la actividad que está en módulos es simplemente porque paga menos impuestos que si estuviera en estimación directa. Por tanto, los módulos son en la mayoría de los casos, un sistema por el que se pagan menos impuestos que en la tributación directa, que consiste en ingresos netos menos gastos deducibles.

El sistema de módulos se puso en marcha a principios de los 90 con una reforma fiscal para favoerecer la implantación de más actividad económica y que se eliminaran en simultáneo las propias trabas administrativas que tiene la fiscalidad en estimación directa. Este sistema ya es un sistema caduco y que no tiene razón ser. Pensemos por ejemplo que en los años 90, los equipos informáticos eran un lujo al alcance de muy pocos y que la Administración Tributaria no estaba al nivel del servicio público que está hoy día.

Por este motivo, como bien señala Izquierda Unida, tres años es tiempo más que suficiente para que el pequeño empresario pruebe su negocio, vea si funciona y si sigue con la actividad, cambie a una tributación estándar con el resto. Además, apuntan directamente uno de los mayores fraudes que existen en el IVA que es el volumen de operaciones cruzadas con empresas en módulos y a las facturas falsas que se han creado durante estos años.

Por este motivo, esta propuesta debería ser máxima prioridad para el gobierno entrante el 21N y debería aprobarse sin mayor sombra de duda. Además, si se complementara con un algún cambio en la cotización de autónomos durante los tres primeros años y con un módulo ampliado durante dos años para actividades de pocos ingresos o facturación esporádica, podríamos sacar del nicho alegal un volumen importante de economía sumergida.

En El Blog Salmón | Propuestas económicas de Izquierda Unida para las elecciones del 20N

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos