El futuro del euro se juega en España más pronto de lo previsto

Sigue a El Blog Salmón

Fuga de capitales zona euro

En una de las declaraciones más sinceras que puede dar una autoridad, el ministro De Guindos reconoció ayer que en España se esta dirimiendo el futuro del euro, algo que señalamos en este blog hace año y medio. Sin embargo, De Guindos sigue retrasado en la información dado que continúa negando la fuga de capitales, tema que planteamos hace un mes, y que ayer se hizo vox populi con el dato de la fuga de capitales por 100 mil millones de euros a marzo. Como falta agregar los datos de abril y mayo, la cifra puede aumentar a los 140 mil millones de euros. Esto confirma que en La Moncloa tienen siempre un problema de desfase informativo.

La negación de los hechos es, en todo caso, solo una parte del problema. Poco a poco se va develando que cada vez hay más desfase entre los datos planeados y los datos reales. Así como el déficit fue estimado inicialmente en el 6%, muy luego se deslizó al 8% y ahora ha sido situado en el 8,9%. No cabe duda que al actual ritmo de los acontecimientos la cifra será mayor (9,6%, o más), demostrando la total desconexión que existe con la realidad en la planta de gobierno. Y que le lleva enviar señales erróneas que enfurecen a los burócratas de Bruselas.

La declaración de De Guindos recuerda la franqueza cuando en Estados Unidos asumió Paul Volcker como principal asesor de Obama, en esa declaración inolvidable en la cual señaló que esta era “la madre de todas las crisis financieras”, aunque muy luego se olvidaron. Como en ese caso, lo de De Guindos no significa que se ha tocado fondo y que la economía desde ahora comenzará a ir hacia adelante y “saldrá fortalecida”. Nada de eso. Simplemente ha reconocido que el barco se esta hundiendo y que la actual crisis tiene para largo. Hechos que han sido potenciados justamente por los planes de austeridad y los masivos recortes públicos. Ahora que el país se desbarranca hacia el abismo será difícil poner el freno de mano.

Enfrentando la tercera oleada de la crisis

Lo que se ha comenzado a vivir ahora no es más que la tercera oleada de la crisis. Ese proceso de negociación descrito en las cinco etapas de la crisis, que da cuenta que este es el momento de reconocimiento. Al parecer, ya se ha superado la negación y la ira y entramos en el momento de la negociación y el reconocimiento. Luego vendrá el de la depresión y la aceptación. Es todo un proceso de cambio que lo grafica el hecho de que quienes negaban la existencia de la crisis, llaman hoy a eliminar los bancos y castigar a los bankeros. Algo impensado hace tres o cuatro años cuando se decía que estos bankeros eran las mejores personas del mundo.

Por eso que detectar que se está en medio de una tormenta no es suficiente dado que no aquieta su virulencia, y todo nos hace pensar que el temporal puede empeorar aún más. De hecho, todos los últimos datos no hacen más que dar cuenta que la economía va peor a lo esperado, no solo en España sino a nivel mundial, desde China a Estados Unidos. La caída en las ventas minoristas de España no es la única: también cayeron en Grecia (-16,2%) y Alemania (-3,8%); el desempleo sigue aumentando más de lo esperado en Europa y Estados Unidos. La contracción del comercio mundial no solo merma las fábricas de Alemania, sino que también impacta en China, India y Brasil, que tuvo una caída del 2,9% en su producción industrial.

Por eso que no basta con reconocer que se está en medio del huracán sino que hay que acelerar el proceso para dar el giro que impulse la recuperación. En este paso será clave reconocer y no olvidar las malas prácticas del sistema financiero. Han sido los abusos del sistema financiero los principales gestores del actual descalabro global y es la propia hegemonía dominante la que se niega a imponer controles. Ahora que las fugas de capital son una realidad indesmentible que está secando a varias economías, como es el caso de España, se hará necesario imponer controles para evitar que la fuga aumente, aunque en verdad será tarde. No basta con reconocer que esta es la mayor de las crisis y que España puede salir del euro en las próximas semanas, como dice el señor De Guindos. Hay que crear acciones que impidan la aceleración de los problemas y eviten que la situación empeore.

En El Blog Salmón | La fuga de capitales de la zona euro aviva la idea de un “corralito”, España entra en recesión y su caída puede gatillar una nueva depresión mundial

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios