Sigue a

regalo

Era una oferta dificil de resistir. Y por eso que los 523 bancos europeos corrieron a recibir el regalo navideño que les ofrecía el BCE: 489.200 millones de euros al 1% de interés anual, casi dos tercios de la deuda que la banca tiene con vencimiento para el próximo año. En un total de 1.134 operaciones, el sistema bancario quedó inundado de liquidez, esa misma que ha estado tan esquiva durante un año que vio caer a cuatro gobiernos en Europa: Irlanda, Portugal, Grecia e Italia.

No se requiere ser un experto en finanzas para captar que si le prestan al 1%, la banca obtendrá una muy buena rentabilidad prestando a los gobiernos al 5% o 6%, que es el nivel que hoy tienen los bonos de deuda soberana. Como la burocracia de la UE impide al BCE prestar dinero directamente a los Estados, hay que operar mediante esta triangulación en la cual el gran ganador es la banca.

En rigor, no hay absolutamente nada resuelto, pero se espera que la liquidez comience a fluir. Los préstamos de dinero barato ofrecido a la banca pueden destinarse a la compra de deuda soberana y esto puede quitar presión al problema de la deuda. El tema central es hasta qué punto el plan puede ayudar a superar la crisis de la zona euro. Hay que recordar que no es primera vez que la banca tiene acceso a dinero barato, dado que la prioridad del BCE ha sido mantener a la banca a flote, sin importar los gobiernos.

De hecho, este es uno de los puntos que está en el eje de la discordia y que muestra que esta acción del BCE forma parte del golpe de estado financiero que vive la zona euro. Mientras toda la banca europea tiene derecho a pedir prestado al 1% (y con la perspectiva de que esta tasa bajará en los próximos meses), el costo de la deuda soberana es muy superior y diferente en Alemania, Italia o Grecia. Esto no hace más que seguir potenciado las asimetrías y desequilibrios que tanto daño han hecho a la zona euro.

Los movimientos de capital están en el corazón de la crisis del euro, y la disparidad de tasas en los niveles de deuda soberana es un nuevo retorno a los orígenes de la crisis. Todo demuestra que con esta acción el BCE vuelve a chutear el problema hacia adelante, con la esperanza de que esta vez los bancos se recapitalicen y ordenen sus cuentas. Pero una vez más el BCE demuestra que no le interesa el ordenamiento de las cuentas públicas.

Si el dinero barato inyectado a la banca en los orígenes de la moneda única se reconoce hoy como uno de los venenos que detonó la crisis financiera, no se puede esperar que ese veneno funcione como antídoto. Si no se superan los problemas de fondo que tiene la moneda única, la recaída puede ser aún más dolorosa. Y no se podrá esperar otro regalo navideño.

En El Blog Salmón | ¿Qué provocó la crisis del euro?, El BCE corre al rescate de los bancos pero no da ni un euro a los gobiernos
Imagen | Torley

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios