Triodos bank y su ampliación de capital

Sigue a

triodos

En este blog ya le hemos dedicado alguna que otra entrada a Triodos Bank. En el 2008 luiscarlos se hizo eco de su presencia y en el 2011 Alejandro nos trasladó sus impresiones respecto a una conferencia suya. Hoy toca volver a hablar de Triodos Bank, en este caso de su ampliación de capital.

Supongamos que llega a tu buzón de correo un boletín como éste, donde una entidad bancaria autodenominada ética te ofrece participar en una ampliación de capital. Ahora bien, si profundizamos un poco en el boletín y en la propia web de Triodos veremos que no nos ofrecen ser accionistas de Triodos. Sólo quieren nuestro dinero. Lo explicaré lo más sencillo posible.

¿Qué compro en la ampliación de capital?

Si releemos el primer post que he citado de luiscarlos nos quedaremos con que el 100% del capital de Triodos Bank pertenece a la Fundación para la Administración de las Acciones de Triodos Bank (en adelante SAAT, sus siglas en holandés). Esas acciones de Triodos Bank ya no sólo es que no coticen en Bolsa, es que nunca van a ser nuestras: lo que nosotros vamos a adquirir es algo muy distinto a una acción. Tal y como ellos mismos indican, lo que se adquieren son Certificados de Depósitos para Acciones de Triodos Bank (en adelante CDAs).

Explicado de un modo muy prosaico y vulgar, teniendo en cuenta que es un producto financiero que en España es novedoso: si acudimos a la ampliación de capital lo que compramos son CDAs emitidos por la SAAT, que a su vez, con ese dinero suscribirá la ampliación de capital de Triodos Bank. ¿Y eso en qué me afecta?, ¿son mejores o peores que las acciones? Veamos las diferencias:

  • Perderé los derechos políticos propios de las acciones en favor de la SAAT. Es la SAAT, su Patronato quien decide en última instancia en Triodos Bank.
  • Conservaré los derechos económicos, en esencia, el derecho al dividendo que distribuya Triodos (si se distribuye).

¿Qué ventajas tiene un CDA?

Yo lo tengo claro. Para el inversor no veo cuales son las ventajas de invertir vía CDA, pierde derechos y no gana ninguno. Cuando luiscarlos las comparaba con las cuotas participativas de la CAM (o con unas preferentes)no estaba siendo justo. No siendo un enamorado de esos productos, lo cierto es que al menos garantizaban un interés si la sociedad declaraba beneficios, aquí ni eso. Vuelvo a preguntar: ¿dónde están las ventajas para el inversor? Quizás es que el que compra un CDA no es un inversor (luego volveremos sobre eso).

Recordemos que, al igual que las dichosas preferentes esto no tiene vencimiento. Si queremos recuperar nuestro dinero, en última instancia alguien deberá comprarnos el CDA. A estos efectos existe un mercados interno donde se transmiten, si no he entendido mal, a valor liquidativo contable. Supongo que no hace falta que explique como “cotiza” ese valor en los comienzos del siglo XXI.

Por cierto, cuando Triodos saca pecho cuenta del Core Tier me genera ternura. Dichas ratios y sus mínimos legales con todas su limitaciones, están pensadas para Bancos comerciales de verdad, no para Triodos Bank ni tampoco para el number one de dicha cifra en España, el Banco March (que, por historia viene a ser el reverso de Triodos)

¿Por qué emiten CDAs?

La justificación última de este sistema es que así no participan de la especulación del sistema capitalista, pero sobre todo, se aseguran mantener el control de la sociedad. En sus propias palabras:

Los titulares de certificados de depósito para acciones del banco disfrutan de los derechos económicos de sus participaciones, pero no de los políticos, que quedan bajo custodia de una fundación administradora. Esta estructura permite salvaguar la misión y la independencia del banco.

Habrá quien piense que al menos tendremos algún derecho político, si no en Triodos, si en la SAAT. Pues efectivamente, tenemos derecho a votar en la Junta de Titulares de CDAs de la SAAT, eligiendo a los Patronos. Pero lo cierto es que no parece que nuestros votos vayan a valer de nada. Me remito a lo que la misma Triodos manifiesta:

La Junta de Titulares de Certificados de Depósito nombra a los miembros del Patronato del Emisor (Fundación para la Administración de las Acciones de Triodos Bank- SAAT) partiendo de los candidatos propuestos por el propio Patronato del Emisor. Las propuestas de nombramiento de nuevos patronos del emisor necesitan la aprobación previa del Comité Ejecutivo Estatutario del Banco que a su vez ha sido nombrado por el Consejo de Administración del mismo.

Vamos, algo así el binomio Putin-Mevdev. Sólo puedo elegir candidatos a patrón de entre los que me proponga el patronato saliente. Y dicha propuesta debe contar con el visto bueno del Comité Ejecutivo del Banco, nombrado a su vez por el patronato saliente. ¿Listas cerradas? Sistema absolutamente cerrado y bloqueado.

Pasado y presente de Triodos Bank

Los fundadores de Triodos Bank están vinculados a la Antroposofía, un movimiento filosófico-esotérico-religioso, o como cada cual quiera definir a esas corrientes de pensamiento. Posiblemente desconocido para el gran público, pero que goza de una salud y fuerza envidiable, plenamente incordiando en eso que se ha dado en llamar New Age. Y como ya comenté en su momento, el New Age no es ajeno a la realidad empresarial.

Actualmente, y por mucho que algunos pretendan separar el banco del movimiento antroposófico, es fácil ver en el patronato de la SAAT o en puestos ejecutivos del banco a personas provenientes del mismo. Esto no constituye un reproche en si mismo, cada uno es absolutamente libre de creer en lo que quiera y de agruparse por afinidades ideológicas, pero lo cierto es que el sistema cerrado de control del banco y de la SAAT no ayuda a creer en la independencia del mismo.

Por lo demás, yo no voy a entrar en las acusaciones que algunos lanzan sobre las prácticas de Triodos. Ni tampoco voy a comentar algunas de sus respuestas a las mismas. Ahora bien, me gustaría que igual que defienden su honorabilidad frente a las mismas aplicasen el mismo rasero a su competencia. Y es que basta con leer cualquiera de las entrevistas o intervenciones de sus representantes para sentir con que desprecio hablan del sector financiero, generalizando las acusaciones y autootorgándose la condición de “seres de luz” (entiéndase la ironía).

Valoración final

Es cierto que en la web de Triodos se puede encontrar amplia información sobre los CDAs. Pero, como ya hemos comprendido con esta crisis, la información no lo es todo. Estoy convencido de que un gran número de los potenciales candidatos a suscribir CDAs no saben realmente lo que están comprando, no entienden su funcionamiento por mucha información o test de idoneidad en castellano que les pongan delante. No están preparados.

Luego están los que si lo saben. Pues bien, esos tendrán sus razones para comprar CDAs, pero entiendo que deben ser razones más ideológicas que financieras, y en dicho sentido no son inversores, son otra cosa (por cierto, que cambiando de tema, en el caso de Ruiz Mateos con algunos compradores de pagarés también jugaba el factor ideológico).

Respecto al producto creo haber dejado bien claro que no aguanta la comparación con una acción. Si nos quejamos de como el accionista minoritario es ninguneado, machacado, por el mayoritario o la tecnoestructura, aquí es directamente expulsado al limbo. Tiene un voto que vale para prácticamente nada frente al status quo imperante. Sólo beneficia a los que ya están detentando el control sobre el conglomerado financiero. Que eso se justifique por el interés en mantener la misión del banco es una excusa que le puede valer a alguno. A mi no.

Por lo demás, sigo teniendo claro que no hay mejor negocio que una ONG (y han pasado años). Y también que la ética del capital, la auténtica, la que defiende la libertad de empresa, o el que un euro es un voto, o que las empresas quebradas han de desaparecer, esa ética del capital es superior a la que predica Triodos.

Más información | Triodos Bank, empresaytrabajo.coop
En El Blog Salmón | Empresa y New Age, Triodos, un banco diferente, La Banca Ética

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios