Síguenos

Todas las calificaciones eran independientes y de buena fe, basada en un razonamiento sólido‘. Este es el argumento fundamental de la empresa de rating, Standard and Poor’s (S&P), como resultado del anuncio de que el departamento de justicia estadounidense ha iniciado un procesamiento en contra de S&P por la falta de previsión de sus ratings al estallido de la deuda sub-prime, como nos comentó Aurelio esta tarde. Como muchos dicen que fue la causa del estallido de la crisis financiera más generalizada, se supone que es importante su falta o no de previsión.

Algunos incluso dicen que el gobierno estadounidense está molesto con S&P por haber puesto en cuestión su rating y que esta acción legal es su represalia.

Oficialmente, el resumen de inocencia de S&P (PDF) sigue los siguientes tiros. En los últimos cinco años, han gastado aproximadamente 400 millones de dólares para reforzar la integridad, la independencia y el desempeño de sus calificaciones. Con nuevo liderazgo, instituido nuevas prácticas de buen gobierno y la mejora de la gestión de los riesgos, han tomado importantes medidas para:

  • Fortalecer la independencia frente a las presiones de los emisores y sus asesores: han reforzado aún más la independencia analítica, la formación de los analistas en sus contactos con los emisores y han introducido nuevos programas de rotación de los analistas asignados a los emisores.
  • Mejora de las metodologías: han actualizado la forma en que evalúan los títulos impactados por la crisis financiera e introdujeron criterios más estrictos que, entre otros cambios, establecerán requisitos más exigentes para lograr una calificación AAA.
  • Evaluación más intensa de riesgos globales de crédito: Se establecieron comités de evaluación de condiciones de crédito alrededor del mundo para identificar y tener controlados los riesgos globales de los mercados de crédito interconectados, para la mejor medición del riesgo global evaluado por todas las partes de la empresa.
  • Mejorar el cumplimiento regulatorio y la calidad analítica: Se incrementó significativamente la dotación de personal para fortalecer la calidad analítica y para asegurar el cumplimiento de las nuevas normas gubernamentales de supervisión y las leyes de los Estados Unidos, la Unión Europea y de otros países.

Todas medidas muy bonitas que intentan desviar la atención de cómo lo hicieron antes de que estalló la crisis financiera.

Resulta que el departamento de justicia estadounidense negoció con S&P para conseguir su aceptación a la acusación, que iba acompañado con una multa sustancial. Este proceso fue rechazado por S&P, no sólo por la magnitud de la multa y porque el departamento de justicia exigía la admisión de culpabilidad, pero porque S&P temía que, si aceptara responsabilidad, se abrirían a posteriores denuncias de los entes privados que han perdido, como resultado de haber mantenido inversiones con ratings de S&P.

Todavía queda la posibilidad de que el departamento de justicia estadounidense y S&P lleguen a un acuerdo de culpabilidad y multa para frenar este proceso judicial.

Si sigue el juicio, con tanta incompetencia para repartir alrededor del mundo, ¿alguien cree que se podrá probar que S&P es culpable por no predecir el estallido de la crisis financiera? Hace mucho que critico a las empresas de rating en estas páginas pero creo que tiene más que ver con lo que dijo Aurelio: “Ahora el show ya está montado y supongo que el Gobierno de Estado Unidos querrá venderlo todo como una depuración del sistema, como si de una superproducción de Hollywood se tratase“.

Los europeos han criticado mucho a las empresas de rating, especialmente cuando se les baja sus niveles de rating, y no han hecho nada de nada. Por lo menos los Estados Unidos han abierto el ‘show’.

Vía | New Yorker y BBC News (los dos en inglés)
En El Blog Salmón | A la vejez, viruelas: las agencias de rating en entredicho y Las agencias de calificación, por fin bajo sospecha

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios