Compartir
Publicidad

La universidad va camino de convertirse en un servicio de lujo

La universidad va camino de convertirse en un servicio de lujo
Guardar
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El Gobierno de Mariano Rajoy sigue empeñado en que nos desintoxiquemos de nuestra adicción al Estado. Como ya hemos comentado con anterioridad en estas páginas, uno de los frentes de batalla en los que recortar gastos está siendo la educación universitaria, posiblemente uno de los pilares básicos para el progreso en cualquier país desarrollado y uno de los terrenos más pantanosos y peligrosos a largo plazo a la hora de hacer recortes.

Alejandro hizo hace unas semanas una interesante reflexión con motivo de las subidas de las tasas universitarias. En su artículo defendía la idea de que al aumentar las tasas se expulsaba a mucha gente de la universidad porque no podrían hacer frente a las mismas. Como solución propuso que la subida de tasas debía ir acompañada de un aumento de becas. ¿Y qué nos hemos encontrado? Justo lo contrario.

Desde Educación plantean que los universitarios españoles que cuentan con una beca deban superar el 90% de los créditos si quieren acceder a las becas generales y el 100% para tener derecho a la beca-salario, exigencias que se flexibilizan un poco para carreras más técnicas como Ingeniería o Arquitectura. Con esto, aunque cumplen su palabra de no reducir las becas generales, sí que endurecen las condiciones de acceso, lo cual es otra vía de recorte igual de letal.

Hasta hoy, para acceder a la beca general el primer año de carrera se necesitaba una nota de 5 y la superación del 80% de los créditos matriculados para conservarla (60% en ingenierías). A partir de ahora la nota de acceso será del 5,5 y para renovar la ayuda habrá que aprobar el 90% de los créditos (65% en ingenierías). Los que hemos sido estudiantes y becarios recordaremos la enorme dificultad que suponía lograr ese 80%, con lo que a partir de ahora para acceder a una beca habrá que sudar más que nunca.

Llamadme supersticioso, pero siempre he pensado que la cara de las personas es el reflejo de su alma. Digo esto porque la cara de Wert me desconcierta. No se si es su mirada, su poco pelo o la forma que tiene de sonreír, pero creo que este hombre tiene un pasajero oscuro que no muestra delante de las cámaras.

Sea como sea, mucho me temo que el rumbo que ha acordado para mejorar el sistema educativo no es el más acertado. ¿Por un lado machacamos la secundaria y por otro hacemos una élite de la universidad? No le veo demasiado sentido. ¡Visiten a las salas de profesores de los IES y a los pasillos de las universidades y pregunten! Sólo así mejoraremos el sistema.

En El Blog Salmón | Sí y no a los cambios en Educación Primaria y Secundaria, Profesor de secundaria: una profesión en crisis, ¿Tiene el sistema educativo español solución?, ¿Es buena idea subir las tasas universitarias?
Imagen | California Cthulhu (Will Hart)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos