Compartir
Publicidad

Y ahora, los ciudadanos son los que tienen que denunciar el fraude fiscal

Y ahora, los ciudadanos son los que tienen que denunciar el fraude fiscal
Guardar
27 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En este blog nos hemos quejado largo y tendido de la pasividad ante el fraude fiscal y del volumen de economía sumergida que se mueve. No obstante, en todas las campañas antifraude que se ponen en marcha desde la Agencia Tributaria se destinan a empresas que ya están operando o bien a controles tan “exitosos” contra las grandes fortunas que pasan por amnistías y desagravios varios.

El problema real de la economía sumergida está en su propio nombre; es decir en todas las empresas, autónomos o trabajadores que no están en alta en ningún lado. Esta gente, se dedica a chapuzas, tareas profesionales o infinidad de trabajos sin que exista posibilidad inicial de rastreo informático. Hacienda siempre ha pasado de investigar y perseguir este fraude y por esto, los propios ciudadanos andaluces han puesto en marcha una campaña contra el defraudador de la farola y la revista de barrio que parece que va a tener éxito. ¿Cómo consigue estos ciudadanos la información?

Muy sencillo, han recuperado información de 300 personas que prestan servicios de todo tipo o que realizan actividad mercantil y se anuncian mediante farolas, folletos o revistas publicitarias gratuitas. Con esta información, han cursado una denuncia colectiva y la Agencia Tributaria ya ha asegurado que va a investigar los casos denunciados.

Este hecho que parece usual pone de manifiesto varios puntos a mejorar dentro de los planes contra el fraude fiscal y la economía sumergida.

  • Los inspectores de las Delegaciones de Hacienda también pueden hacer este trabajo de campo ¿por qué no lo hacen ellos directamente?
  • La competencia desleal es una lacra que mata a las empresas, pero vaya por delante también que establecerse como profesional tiene unos costes importantes ¿a qué esperan para diseñar un sistema tributario y de cotizaciones fácil, sencillo, rápido y en función de ventas de escasa cuantía?
  • Los ciudadanos nos estamos convirtiendo en policias e inspectores. ¿Realmente queremos este formato de sociedad y hacerle el trabajo a un sector público que peca de ineficiencia?
  • Y si los ciudadanos pasamos al cuerpo de inspección de campo ¿para cuándo un sistema de denuncias anónimas a nivel tributario y laboral?

Tema complicado y con muchas aristas que va a dar que hablar bastante en los próximos días, más aún cuando Hacienda comience a levantar las actas de inspección tributaria.

En El Blog Salmón | Fraude fiscal, blanqueo de dinero y evasión de capitales, El palo y la zanahoria ante el fraude fiscal
Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos