Compartir
Publicidad
Publicidad

La manada de cisnes negros

La manada de cisnes negros
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos ante una manada de cisnes negros, y Karl Popper debiera estar aquí para, personalmente, retirar gran parte de sus dichos y de su filosofía que ha terminado hundiendo al planeta. El término cisne negro representa en la filosofía de Karl Popper aquello que no ocurre nunca y como no ocurre nunca mejor no perder el tiempo en eso y dedicarlo a lo que si ocurre: encontrar cisnes blancos. Durante su vida, Popper vio sólo cisnes blancos, lo que lo llevó a esa histórica y siempre mencionada tesis filosófica: todos los cisnes son blancos.

El método inductivo y reduccionista de Popper está reflejado en tres de sus obras: La lógica de la investigación científica (1934), La sociedad abierta y sus enemigos (1945) y Conjeturas y refutaciones (1963). Y la única razón para hablar de Popper en este sitio es que su teoría tuvo un tremendo impacto en el desarrollo de las teorías económicas y en la influencia sobre Hayek y Friedman. El ensayo de Friedman sobre la Metodología de la Economía Positiva (1953) está fuertemente influenciado por las ideas de Popper, que velaban por la relación empírica de la experiencia pasada.

Ahora, cuando lo que nunca había ocurrido ocurre todo de una vez, es útil referirse a la prepotencia científica que nos ha llevado al desastre. Porque según Popper, si algo no había sido vivenciado, mejor no hablar de ello pues se trataba de un mero accidente. La propuesta ideológica intentaba despreciar el planteamiento que Keynes formula en la Teoría General del empleo, el interés y el dinero.

John Maynard Keynes, hijo del filósofo y también economista John Neville Keynes, recalca en su obra el sufijo General, para dar cuenta que la teoría clásica es un caso especial de la economía real. Algo similar a lo planteado por Einstein cuando formuló su teoría de la física cuántica y trató a la física de Newton como un caso especial de la física general (el caso del universo Euclidiano: tiempo y distancias cortas).

Keynes plantea que toda la teoría económica existente, y que Karl Marx bautiza como Economía clásica (donde están Smith, Ricardo, James Mill y sus predecesores) es sólo un caso particular de algo que debe ser visto desde una óptica más amplia. Por eso que la Teoría General de Keynes es revolucionaria, y fue deshechada sin más. Al respecto es útil el texto de Alan Chalmers: ¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

Ahora que hay crisis en el mercado hipotecario, en el mercado de los derivados financieros, en todos los mercados de bienes, y cuando el equilibrio real se encuentra muy lejos (algo que nunca había sido observado y que por tanto no se incluye en los modelos económicos) y la riqueza desaparece, y cuando toda la economía colapsa, cuando cae la demanda, el empleo, los precios, la producción y llega la trampa de liquidez, hemos encontrado no sólo un cisne negro para refutar a Popper sino a toda una manada.

Imagen | Phillie Casablanca

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos