Síguenos

Dickens

La pobreza alcanza al 20,8% de la población, al menos es lo que muestran las estadísticas de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (unos 8,5 millones de personas). Casi nada, uno de cada cinco españoles es pobre. Por si eso fuera poco tenemos 1.645.000 parados que no reciben prestación social ninguna. Probablemente a estos los tengamos que meter entre los pobres de los pobres. Además tenemos a Cáritas desbordada, casi nada.

De momento se está aguantando por las redes familiares y un sistema de pensiones público que aunque no es especialmente generoso ayuda a aguantar el palo. Tenemos a muchas familias viviendo de las pensiones de sus mayores y comiendo de Cáritas. Parece salido de un libro de Dickens, si Dickens hubiera conocido la seguridad social, claro.

Comenta en la BBC que los nuevos pobres tienen menos de 40 años y han trabajado en la construcción, ese es el perfil del nuevo pobre. Precisamente en la construcción los sueldos eran bastante altos, así que hemos pasado de nuevos ricos a nuevos pobres.

Por supuesto los tiempos en los que las frases de “Estamos en la Champions League” y “España va bien” han pasado. Los nuevos tiempos son, a ver como sobrevivimos. A ver como sobrevivimos sin empleo, con una vivienda inasequible y vacía y con una economía deteriorada. Por supuesto tenemos un sistema financiero en apuros y una deuda creciente. Además, cada vez salen más voces por la falta de sentido de las infraestructuras, que precisamente empleaban a los trabajadores de la construcción.

La pregunta de todo esto es cuándo vamos a ver algo que funcione para reducir el paro. Si nos fijamos en la gráfica del pasado mes de Junio, el verdadero crecimiento del desempleo se produjo entre 2008 y 2009. 2010 estuvo bastante estable y 2011 es simplemente un poco superior. Parece que la gran destrucción de empleo se ha acabado y lo que tenemos ahora es un fuerte desempleo. Pero hasta que no veamos un número de parados inferior al del mismo año equivalente, no podemos decir que hay un cambio de tendencia.

Además, la destrucción de empleo es mucho más rápida que la creación del mismo, o al menos en la economía española es lo que nos ha enseñado la experiencia. Por tanto, creo que vamos a tardar mucho en salir de pobres. Pero lo que es peor, es que las prestaciones sociales se están agotando y esta crisis está durando demasiado (y lo que queda). Poco a poco vamos a ir teniendo más y más personas que van perdiendo las prestaciones sociales sin que podamos hacer nada para detenerlo.

Aunque alargar las prestaciones sociales ayudaría extraordinariamente a estas personas, aunque no creo que lo veamos. Principalmente porque el estado no tiene dinero como para pagar esas prestaciones sociales. La única solución es crear empleo, pero no parece que estemos muy por la labor de tomar medidas reales.

Por último un apunte, me extraña extraordinariamente la cantidad de gente que piensa que el mercado inmobiliario alguna vez volverá a ser como antes con estas cifras de desempleo. Como mínimo habría que volver a la situación anterior, en la que las cifras de desempleo era bastante altas para que la gente se lanzase de cabeza a precios exageradamente altos.

En El Blog Salmón | 1.645.000 parados no reciben ningún tipo de prestación, se ratifica la defunción del Estado de Bienestar
Vía | El País, BBC Mundo (I y II).
Imagen | Matt From London

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios