Compartir
Publicidad

¿Ha venido la inflación para quedarse?

¿Ha venido la inflación para quedarse?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer el Índice de Precios al Consumo (IPC) correspondiente al mes de octubre. El indicador corrobora la espiral alcista de los precios durante los últimos meses y sitúa la inflación en el 0,7% en dicho mes, su mayor tasa en más de tres años.

Estamos ante la segunda subida consecutiva en términos interanuales del IPC, tras la de septiembre, que fue del 0,2%. El indicador venía de registrar ocho meses consecutivos de valores negativos. En esta ocasión, los precios de la luz y de los carburantes (gasoil y gasolina) han sido el detonante que justifica la subida de precios, como veremos más adelante.

Parece ser que la inflación ha venido para quedarse, pues con este repunte, el IPC interanual acumula ya seis meses de incrementos, tras haber aumentado una décima en mayo, dos décimas en junio, dos décimas también en julio, cinco en agosto, tres en septiembre y ahora cinco décimas en octubre.

Importante también tener en cuenta que el IPC subyacente, que excluye los elementos más volátiles, como los alimentos frescos o los productos energéticos, se mantuvo en el 0,8%.

¿Cómo han evolucionado los distintos grupos que forman el IPC?

Captura De Pantalla 2016 11 16 A Las 10 48 07

Dos han sido los grupos con influencia positiva en el aumento anual del IPC anual:

  • Vivienda: su tasa anual se incrementa en casi dos puntos y medio, hasta el -0,4% debido a la subida de los precios de la electricidad. Aunque en menor medida, la subida de los precios del gas y del gasóleo para calefacción también influyen en la subida. Estos precios bajaron en octubre del año anterior.

  • Transporte: experimenta una variación del 1,7%, casi dos puntos por encima de la del mes anterior, debido en gran medida al aumento de los precios de los carburantes y lubricantes, los cuales bajaron en octubre del año pasado.

En el lado contrario de la balanza, dos han sido los grupos con mayor influencia negativa en el IPC este mes:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas: ha presentado una tasa anual del 0,3 %, cinco décimas por debajo que la del mes pasado, debido sobre todo a la estabilidad de los precios de las frutas frescas y los aceites, que subieron en 2015.

  • Ocio y cultura: su tasa desciende cuatro décimas, hasta el -1,9%, debido a la bajado de los precios del viaje organizado, que ha sido mayor que la de octubre de 2015.

Entonces, ¿qué pasa con el precio de los productos?

Si nos centramos en los productos en concreto que forman la cesta del IPC, los que más descendieron sus precios, en tasa interanual, fueron las legumbres y hortalizas frescas (-5,5%); los objetos recreativos (-3,8%) y el transporte público interurbano (-3%).

Mientras tanto, en el lado opuesto, los mayores ascensos de precios correspondieron a las patatas y sus preparados (+11,5%); crustáceos, moluscos y preparados de pescado (+4%); frutas en conserva y frutos secos (+3,7%) y comunicaciones (+3,2%).

Con todo, aún estamos lejos del objetivo del 2%, ¿por suerte?

draghi

Pese a la espiral alcista de los precios que acabamos de describir, estos se mantienen aún lejos del objetivo del 2% del Banco Central Europeo (BCE). Como recordarán, el Consejo de Gobierno de este organismo acordó que su objetivo era mantener a medio plazo las tasas de inflación ligeramente por debajo del 2%, pero próximas a este valor, con el objetivo de favorecer el crecimiento económico.

Se espera, eso sí, que la inflación de la zona euro se acerca a este objetivo a finales de 2018 o principios de 2019, según aseguró recientemente Mario Draghi. De hecho, ya para finales de este año o durante los primeros meses del próximo la inflación podría acercarse ya al 1%. Draghi además aseguró que por el momento no había señales de que la política de alivio monetario actual estuviese generando burbujas en los precios de los activos.

La teoría económica dice que una inflación controlada beneficia la marcha de la economía. Por ello, la pregunta que nosotros nos hacemos es: ¿se reflejará pronto esta subida en los salarios?

En El Blog Salmón | Un poco de deflación no nos vendría nada mal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos