Compartir
Publicidad

Un poco de deflación no nos vendría nada mal

Un poco de deflación no nos vendría nada mal
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días se está hablando bastante de la deflación que está preocupando mucho a los reguladores, a las empresas y a muchos más, incluso en estas páginas. Hay hasta pánico de que la inflación siga demasiado baja ya que, dicen que podría descarrillar la recuperación, como he comentado en estas páginas.

Hace unos días hablé en estas páginas de los peligros de la inflación y es especialmente importante enfocarse en estos peligros ya que parece que hay un pánico generalizado sobre los peligros de algunos países caer en deflación y que hay que hacer lo que sea para evitar esto y piden tragar más inflación.

Los reguladores alardean de las ventajas de mantener un moderado nivel de inflación, hasta el 2%, y sus políticas monetarias están dirigidas a conseguir esto. Pues por qué no consideramos la ventaja de un nivel moderado de deflación. Además, muchas de las desventajas que detallo de la inflación, son ventajas de la deflación.

Una de las razones principales que da la ortodoxia económica es que la deflación resulta en menor inversión. Eso es verdad, en algún aspecto. Si las empresas bajan sus precios impactará negativamente en sus márgenes y es verdad que, en el medio plazo, puede que impacte negativamente en la inversión. En estos momentos de dificultades económicas, no estamos viendo inversiones, ya que empresas tienen sobre capacidad instalada.

Por otra parte, la deflación tenderá a reducir los niveles de intereses que, como consecuencia, bajará el hurdle rate, la tasa mínima de retorno para una inversión. Es decir que, con un hurdle rate más bajo, mas inversiones que se evalúan cumplirán con el retorno mínimo para que se efectúe la inversión.

Como consecuencia, en situación económica normal, se verían más inversiones aunque, en estos momentos con muy bajos niveles de interés, estamos viendo niveles de inversión bastante por debajo de lo visto en una economía normal.

Al mismo tiempo, las empresas no están sufriendo mucho en cuanto a sus márgenes y una reducción en estas no les vendría mal para vender más. Mejor aprovechar la capacidad instalada vendiendo más a menores precios. No tengo tanta obsesión por proteger los márgenes de las empresas como parece que muchos tienen.

Además, como los trabajadores están sufriendo reducciones en sus sueldos, como resultado de la tan alardeada 'reforma laboral', pues que los precios bajen sería bueno para todos, incluso para las empresas que venderían más, no menos como se ha visto escrito, incluso en estas páginas.

Con los precios más bajos el poder adquisitivo de cada euro es mayor y tenderá a fomentar más compras. Pregunto a los que no entiendan esto, ¿por qué piensan que las empresas hacen rebajas y que en épocas de rebajas las ventas suben mucho? Pues la respuesta es porque los consumidores buscamos menores precios y lo que tenemos para gastar permite comprar más.

El sector de la tecnología ha sufrido deflación durante años y años, y no veo que le vaya tan mal.

Ya he dicho, hablando de la inflación, que los movimientos de precios no son tan fáciles de controlar, ni son fáciles de medir. No obstante, los reguladores y muchos más, nos declaran que se puede controlar la inflación a un nivel de entre 0% y 2% y, no sólo eso, nos están indicando que pueden maniobrar para llevar el nivel al 2%, para que, así, no perjudiquemos el crecimiento. Es decir que piensan que pueden contralarlo de forma tan microscópica.

Pues si pueden controlar los precios de tal forma, prefiero que lo hagan con un nivel moderado de deflación y no un nivel moderado de inflación.

En El Blog Salmón | Miedo a la deflación en Europa: la inflación cae al 0,5 % y La sombra de la deflación planea sobre la economía española Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio