Síguenos

dinero


Aunque la noticia era previsible tal y como anunció hace unos días el presidente del Gobierno, tras la subasta de deuda de hoy podemos confirmar que España no solicitará el rescate este año. El Tesoro Público ha dado carpetazo a 2012 captando 4.763 millones de euros a plazos de tres, cinco y veinte años, más de lo previsto, con lo que las necesidades de deuda del país para el presente año quedan cubiertas y no será necesario pedir ayuda a Bruselas para cubrirlas.

Recordemos que las necesidades de financiación previstas para todo el ejercicio ascendían a 85.900 millones y en total, el organismo ha colocado bonos y obligaciones por importe de 86.463 millones, 563 millones más de lo previsto que se quedarán para el año próximo. Además, aún se espera que se celebren tres subastas más en las que el Estado podría colocar entre 3.000 y 4.000 millones.

Con estos datos encima de la mesa es obvio, tal y como comentamos al principio, que España no va a necesitar solicitar el rescate este año. No obstante, no debemos pecar de optimistas sin analizar con lupa la situación: si los mercados, esos seres irracionales que tan malos momentos nos han hecho pasar este año, se están mostrando más flexibles es simple y llanamente porque dan por hecho que España solicitará el rescate a la UE próximamente. No olvidemos que si la prima de riesgo se ha reducido tanto en las últimas semanas esto no se ha debido al buen hacer de nuestro Gobierno, sino al anuncio del plan de compra de deuda del Banco Central Europeo.

Además, aunque hemos echado el telón a 2012 no debemos olvidar que los verdaderos problemas vendrán el año próximo. Según se desprende de los Presupuestos Generales del Estado, las necesidades de financiación de nuestro país en 2013 ascenderán a (abróchense los cinturones) 207.000 millones, más del doble que el presente curso y cifra que presumiblemente aumentará si las Comunidades tienen problemas para acceder a su propia financiación.

La situación, por tanto, es de una tensa calma como antesala de la verdadera tormenta. Las previsiones para el año próximo no son nada halagüeñas, tal y como nos explicó JM ayer. Además, debemos hacer un pequeño inciso con respecto al preocupante endeudamiento de nuestro país. Nuestra adicción hacia el dinero de otros es tal que el crecimiento de nuestra deuda solo puede ser exponencial en los próximos años. Tal y como comenté hace tiempo, nos estamos quitando la resaca a base de consumir más y más alcohol.

Vía | El Economista
En El Blog Salmón | Que levante la mano el que crea que España no tiene un problema de deuda, De Guindos ve unos mercados positivos, aunque el resto no los vemos
Imagen | Images of Money

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios