Compartir
Publicidad

Las tarjetas de Caja Madrid / Bankia: el colmo de la desvergüenza

Las tarjetas de Caja Madrid / Bankia: el colmo de la desvergüenza
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

La Fiscalia Anticorrupción ha destapado el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid. Estas tarjetas, eran entregadas a los consejeros de la entidad con unos límites entre 25.000 y 50.000 euros, para que sufragaran los "gastos asociados" a la labor de miembros del Consejo de Administración.

La verdad es que ha sido un sistema de retribución encubierta de gastos personales por la que los exconsejeros de la entidad, han gastado 15,5 millones de euros como mínimo de espaldas a la propia junta de la caja, a la CNMV, al Banco de España y por supuesto a Hacienda. Está claro que Caja Madrid / Bankia somos todos, excepto para algunas cosas; el colmo de la desvergüenza política en España.

Las primeras declaraciones anónimas de los directivos apuntan a que les dijeron que era todo legal. Por otra parte, Pablo Abejas, ha declarado al El País que a él le dijeron que las disposiciones realizadas tributaban con rendimientos en especie. Si eso es cierto, la Agencia Tributaria tiene que poner las rentas de los consejeros encima de la mesa y ver dónde está la tributación de este dinero así como las retenciones ingresadas por los gastos creados. Si es cierto, este consejero lo puede demostrar con el acuerdo retributivo de Caja Madrid y sus declaraciones de la renta. Pero todo apunta a que esta explicación es falsa.

¿Por qué es falsa? Porque las propias auditorias del FROB detectaron que las tarjetas eran opacas, es decir, no se controlaban y tampoco se tributaba obviamente con ellas. El alcance puede ser mayúsculo, sobre todo si le han colado por la escuadra 15 millones al BdE sin darse cuenta siquiera así como a los anteriores auditores de la entidad. Lamentable cómo han usado las cajas de ahorros cargos políticos de todos los colores, haciendo especial hincapié a los consejeros de los partidos que abogan por una banca pública. Si señor, los trajes, los restaurantes y todo lo demás, pagado con la banca pública. Ese es el camino.

En El Blog Salmón | Bankia Imagen | Mario Tascón en Twitter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos