Si tienes Valores Santander, el 4 de octubre será un mal día

Sigue a

Año 2007, ABN Amro, uno de los principales bancos holandeses se hunde. Emilio Botín lo ve claro y se lanza a por él. Para financiar la adquisición el Santander no lanza una ampliación de capital. En su lugar realiza una emisión de títulos que denomina Valores Santander por 7.000 millones de euros, a la que acuden 129.000 inversores, amparada en una interesante rentabilidad. Pues bien, si las acciones del Santander siguen como están hoy, el 4 de octubre los inversores que permanezcan en Valores Santander habrán perdido más de un 60% de su capital. Lo más grave es que estoy seguro que muchos lo desconocen. ¿Cómo ha podido pasar?

Los Valores Santander, curioso nombre, son obligaciones convertibles, cuyo funcionamiento ya explicamos aquí en el momento de su emisión. Los inversores han conseguido una rentabilidad anual del Euribor +2,75%, salvo el primer año, donde rascaron un 7,5%. Durante este periodo de 5 años han tenido la ocasión de acudir voluntariamente a canjear sus obligaciones por acciones en cada aniversario, según se explicaba en el folleto, y ahora, 5 años después, a todos aquellos que no lo hayan hecho previamente, se les canjearan sus títulos automáticamente. El 4 de octubre es la fecha señalada.

Los que pierden y el que gana con los Valores Santander

El drama es que dicho canje se hará, conforme a las condiciones de la emisión, a un 116% del precio al que cotizaba el Santander en dichas fechas del 2007. ¿Qué significa esto? Que el Santander hará una ampliación de capital para entregar acciones por dichos títulos, pero dichas acciones se valoraran a 13,25 euros, cuando en el mercado apenas vale 4,20 euros. O dicho de otra manera, si venden las acciones a dicha fecha las perdidas son de casi un 70%. Casi nada.

El Santander tendrá que bregar con sus clientes, pero de primeras no todo son malas noticias con el. Visto lo que ha pasado en el tiempo, aquella operación supuso una apuesta contra su cotización que no le daría mal resultado. Va a conseguir reforzar sus recursos propios con un coste irrisorio. Basta pensar que ocurriría si acudiese ahora a ampliar capital (palabra clave en estos momentos) en los mercados: incluso si superarse el cerrazón ante la marca España+bancos, el precio al que colocaría sus acciones sería aproximadamente el del mercado, y aquí ha conseguido por los mismo papelitos el triple de recaudación.

Las justificaciones del Santander

Eso no quita para que el Santander haya hecho algún esfuerzo de cara a calmar a mas de un inversor. Habilito cuatro nuevas fechas de canje en junio, julio, agosto y septiembre y lanzo ademas dos lineas argumentativas y un producto apagafuegos. Las ¿excusas? eran las siguientes:

  • La acción está baratísima, con grandes posibilidades de revalorización: me parece reirse del inversor. Lo importante no es el precio actual, lo importante es a que precio se la colocaron con los Valores, y ese no fue baratísimo.
  • Los dividendos de las acciones del Santander son muy superiores al cupón de las convertibles: otra mofa, ya que dudo que los clientes quisieran acciones y sus dividendos, si así fuese que mejor que comprarlas directamente.

La solución del Santander

En cuanto al apagafuegos, de un modo selectivo, para determinados clientes (y por mucho que inicialmente lo negasen), y siempre que trajesen dinero fresco, se les ofrece un unit linked a 8 años, un seguro de vida inversión con una rentabilidad mínima de un 6,6% . Esta rentabilidad iría subiendo hasta un 7% en función de la vinculación (productos contratados) por el cliente. Al finalizar los 8 años, ese entiende que el cliente habría recuperado su inversión original. ¿A quñe deberíamos prestar atención en esta oferta?

  • Que hay que poner dinero fresco, más allá del que se tuviese invertido en las convertibles, lo que significa que no les basta con lo que ya te has mojado con ellos.
  • Que lo que no recupera el cliente son los intereses perdidos de esos 8 años sobre el capital que invirtió, el coste de oportunidad que supone, ni las pegas que implica el tener inmovilizado su dinero.
  • Que un unit linked no está sujeto a la MIFID (no creo gran cosa en ella, pero algo es algo). Curiosamente, los Valores Santander salieron también justo antes de la implantación de la MIFID en España.
  • Que un unit linked ni está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos, como un depósito, ni forma un patrimonio separado de la entidad que lo administra, como los activos de un Fondo. Dicho de otro modo, si la aseguradora que lo emite quiebra, mala suerte.
  • Que la seguradora puede pertenecer hoy al Santander y mañana a quién-sabe-quien, ya que en cualquier momento puede ser vendida.
  • Que habrá que firmar una cláusula donde renunciamos a reclamar nada al Santander en relación con las convertibles.

¿Por qué no hay un ruido similar al de las preferentes?

Una cosa que me llama poderosamente la atención es como, a pesar de haber colocado preferentes igual que otras entidades, del Santander apenas se habla. Y no es algo nuevo (acordémonos de Madoff, de Lehman, de fondos inmobiliarios, etc…). Si nos referimos a los Valores santander, el silencio mediático es aún mayor. Hay movimiento en internet, con grupos de afectados organizándose en distintas plataformas (alguna con sentencias a su favor), pero poco más. ¿El peso del grupo financiero? Puede, pero creo que hay algo más que el largo brazo financiero.

Sospecho que mucha gente no sabe lo que tiene. O no quiere saber. Supongo (sin estar seguro), que los documentos que periódicamente le manda el Santander con la liquidación de los interés de las convertibles hacen referencia únicamente al nominal que en su día invirtieron, luego para ellos ese es el valor de su Valor. Además han cobrado puntualmente. ¿Cuándo estallará la tormenta? Cuando días después del mencionado 4 de octubre, en vez de recibir dicha información lo que les manden sean extractos de su cuenta valor, con sus nuevas acciones, o bien las vean reflejadas al acceder a su banco por internet. Ahí, en algún apartado, se reflejará su cotización: momento pupilas y aletas de la nariz dilatadas, eso será miedo del bueno y no las pelis de horror coreano.

Hasta la fecha, en los dos periodos de canje voluntario de junio y julio, se han convertido 3.500 millones de euros. No se cuantas de las 129.000 personas han acudido a la llamada. Me barrunto, por lo expuesto, que se trata de los grandes inversores. Seguramente las familias con pequeños importes siguen ahí, muchas de ellas sin saber que el día 4 de octubre tendrán una enorme resaca financiera, por lo que os animo a mover este post o a difundir los hechos.

Es algo tan fácil, cómo preguntarle a tu padre, a tu hijo, a tu novio, si invirtió en el Santander a finales del 2007. Tendrá entonces muchas papeletas y es mejor que sepa lo que hay.

En El Blog Salmón | La letra pequeña de los Valores del Santander
Más información | iahorro, La celosía

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

49 comentarios