Compartir
Publicidad

España, capital París

España, capital París
Guardar
64 Comentarios
Publicidad
Publicidad

España, capital París es un libro sobre economía e infraestructuras en España. El libro hace un análisis en profundidad de la política de infraestructuras que hemos tenido desde la época de los Austrias hasta la actualidad. En esta edición actualizada, de marzo de 2012, incluye incluso las últimas expansiones la red aeroportuaria y de alta velocidad que hemos tenido en los dos años posteriores a la primera edición del libro, de 2010.

La idea del libro, y que pretende defender en todo momento, es que ha sido y sigue siendo un error que la red de infraestructuras de España parta siempre de Madrid. Tanto en autopistas como en Alta Velocidad tenemos una red radial, y si incluimos la inversión aeroportuaria Madrid tiene una posición muy prominente.

Lo que intenta explicar el autor es que esta composición radial de las infraestructuras no se corresponde con la realidad económica de España, que es transversal. Cuando las infraestructuras comenzaron, lo hicieron en otros sitios, y cuando la política intervino lo hizo para crear una red radial. Es por eso que no hay una distribución homogénea de los peajes en España, porque están en las vías de mayor ocupación debido a que la iniciativa privada realizó dichas infraestructuras.

El texto está muy documentado y pone como ejemplos países de nuestro entorno, de similar tamaño como son Reino Unido, Francia, Italia, Alemania. Y explica como nuestra política de infraestructuras es excesivamente cara y centralizada, tanto en autopistas, ferrocarriles y aeropuertos.

El libro me ha parecido impecable en los datos que ofrecía pero a veces muy político en los análisis. A veces hace comentarios que no vienen a cuento (como criticar que la Alta Velocidad en España se llame AVE). De hecho me quedo más con sus críticas a la excesiva inversión en infraestructuras que se ha hecho en España (con autopistas y alta velocidad en recorridos de poca demanda) que a la crítica radial. Bueno, mi opinión también está sesgada, yo soy de Madrid y el autor del libro es catalán.

Tampoco comparto la aversión del autor a la Alta Velocidad. Sí estoy de acuerdo en que debería haber habido más inversión en mercancías y en el corredor mediterráneo, pero lo cierto es que las infraestructuras ferroviarias en España estaban muy anticuadas cuando empezó el AVE, la actualización de los tramos existentes era muy complicada por la orografía de España y era mejor empezar de nuevo (aunque es muy caro).

En definitiva, un libro con muchos datos interesantes y un análisis para tomar con algo de escepticismo, aunque he de reconocer que comparto muchas de sus opiniones y me ha convencido de otras cosas (como la gestión descentralizada de aeropuertos).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos