Sigue a

negocios.jpg

Esta semana dentro de nuestra serie de Conceptos de Economía analizamos qué es la autocartera. ‘Grosso modo’ la autocartera es el número de acciones propias que una empresa se reserva para sí para conseguir ciertos objetivos que describiremos a continuación. 

Pongamos un ejemplo, si Telefónica S.A. tuviese 10.000 acciones propias y acude al mercado a adquirir 2.000 títulos adicionales, de confirmarse esta operación la autocartera de la compañía de telecomunicaciones española, ascendería a los 12.000 títulos.


¿Porqué una sociedad recurre a la autocartera?


Cuando una sociedad adquiere acciones propias para si misma, está llevando a cabo una operación de autocartera. Y con ello, el objetivo puede ser doble:

  • Evitar posibles especulaciones que deriven en el hundimiento del valor de mercado de los títulos de la sociedad en entornos empresariales hostiles, ayudando a que la cotización de sus títulos en el mercado de valores sea más estable, al haber menos acciones en circulación y minimizar el impacto sobre su cotización al reducir el número de nominales expuestos

  • En segundo lugar, optar por una forma de retribución en forma de acciones para sus directivos y empleados, con efectos positivos demostrados en cuando a implicación de estos en los buenos resultados de la compañía

Legislación al respecto


La legislación española regula la autocartera mediante la Ley de Sociedades Anónimas, en su Capítulo IV, sección 4ª, y desde los Artículos 74 al 89. Legislación sobre la que se introdujeron importantes modificaciones tras la entrada en vigor de la disposición adicional segunda de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada (LSRL) en su adaptación a las directivas comunitarias al respecto. Mediante la cual, se introducen distintas obligaciones de información que las sociedades se encuentran obligadas a obedecer, algunas de estas son:
  1. Reflejar en su informe de gestión los incrementos y decrementos anuales de autocartera
  2. La restricción en cuanto al porcentaje máximo de autocartera que pueden mantener, situándose este en el 5% del volumen de acciones totales, o el 10% del capital social ‘invertido’ en las mismas
  3. Para llevar a cabo una operación de autocartera, esta debe aprobarse en la Junta General de la sociedad y su período de ejecución no se prolongará más allá de los 18 meses
  4. En cuanto a los derechos que otorgan las acciones, durante el período en el que las acciones se encuentran en situación de ‘autocartera’, tienen suspendido el derecho de asistencia a junta y el derecho a voto en los asuntos que se traten en la misma.


¿Qué transmite la empresa cuando adquiere autocartera?


Hay que partir de la base de que cuando una determinada sociedad sale al mercado con el objetivo de incrementar su autocartera, no tiene porqué realizar la operación en el mismo día, sino que esta se puede diluir durante semanas o incluso meses. Teniendo esto claro, podemos apreciar ciertos signos de índole financiera cuando esta operación se produce, estos son:

  • Ante un escenario de bajadas sucesivas en el precio (cotización) de las acciones de la compañía, la culminación de una operación de autocartera por parte de esta, introduce en el mercado un mensaje positivo, al transmitir que la propia sociedad decide apostar por sí misma, teniendo efectos favorables sobre la recuperación de sus títulos, al igual que ocurriría si un inversor decide apostar por la compañía mediante una compra de acciones. Hay que tener en cuenta además de lo anterior que no todas las empresas pueden solucionar una ‘crisis’ de  este tipo, sino que solo pueden hacerlo aquellas empresas con una mejor trayectoria de beneficios y con mayores cotas de credibilidad
  • Introduce una ‘presión al alza‘ en la cotización de los títulos por una cuestión de oferta y demanda, es decir, al ‘retirar’ títulos del mercado temporalmente, estos serían más escasos y por tanto el precio (cotización) emprendería una senda alcista
  • Ante una posición de liquidez, cuando la sociedad opta por realizar un movimiento de autocartera, esta transmite una buena imagen al mercado al reforzar la confianza
  • Cuando la dirección financiera de una empresa realiza una operación de autocartera en lugar de destinar esos fondos a la propia actividad productiva, en términos generales quiere decir que el valor de la empresa (teniendo en cuenta su valor de mercado) es inferior a su valor ‘fundamental’
  • Cuando una sociedad decide cancelar su posición de acciones en autocartera, el beneficio por acción aumentaría, y la cotización de los títulos tendería a incrementarse

  • Finalmente, la autocartera puede tener tres finalidades. Por un lado revender los títulos en un futuro, concederlos a los empleados o cancelarlos, y/o reducir el número total de acciones en circulación

Conclusiones


La autocartera es una estrategia empresarial pocas veces secundada, no siendo muy frecuente su adopción. A pesar de introducir múltiples mensajes en el mercado no debe interpretarse por sí misma como un mensaje financiero por parte de los inversores, sino que estos para formarse una opinión más completa e incluso fidedigna deberían complementarlo con otro tipo de análisis, como por ejemplo la realización de un análisis fundamental, técnico, y los conocimientos y perspectivas que se tengan sobre el sector económico donde la propia sociedad lleve a cabo sus operaciones.

Imagen | @N05

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario