Compartir
Publicidad

Gente que a pesar de ganar buenos sueldos maneja fatal sus finanzas

Gente que a pesar de ganar buenos sueldos maneja fatal sus finanzas
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de lo que muchos piensan, manejar nuestras finanzas correctamente no depende exclusivamente de nuestros ingresos. Muchos piensan que lo que verdaderamente necesitan es incrementar sus ingresos, pero en la práctica cuando estos ingresos aumentan lo que acaba sucediendo es que acaban gastando y endeudándose más. Según una encuesta, el 47% de los norteamericanos no pueden pagar una emergencia de 400 dólares. Y muchos temen no ser capaces de devolver los préstamos.

De hecho, los que tienen ingresos más altos (de unos 100.000 dólares anuales, cuando la media de ingresos de un hogar es de alrededor de los 50.000), son los que más temen no ser capaces de devolver sus préstamos. Es decir, son precisamente los más ricos los que peor están gestionando sus finanzas. Es cierto que Estados Unidos es caro, pero curiosamente parece que los que peor gestionan sus finanzas personales son los que tienen mejores ingresos.

Cuando altos ingresos no implican desahogo económico: Estados Unidos

Según un estudio de Bankrate en 2014, la mala situación financiera de muchos americanos es tal que sólo el 38% podría asumir un gasto inesperado como de 1000 dólares en una visita médica o en una reparación del coche. Incluso el 71% de los estadounidenses se preocupan por tener dinero para el día a día.

Además, según otro estudio de Annamaria Lusardi de la George Washington University, Peter Tufano de la de Oxford y Daniel Schneider de la de Princeton, el 19% de los cuestionados serían incapaces de dar un pago de 2000 dólares con un preaviso de 30 días sin acudir a préstamos rápidos o empeñando algo. El estudio de ellos mostraba como la cuarta parte de hogares que ganan entre 100.000 y 150.000 dólares al año no serían capaces de reunir 2.000 dólares en un mes. Parece que las casas de empeños que salen en la tele van a tener un buen negocio durante bastante tiempo.

No estamos hablando de grandes cantidades, sino de emergencias que reparaciones domésticas o del coche o incluso por temas médicos pueden darse en cualquier momento. Son incidencias que pueden suceder en cualquier momento.

En el estudio que hicieron los autores de The Millionnaire Next Door, vieron que muchos de los supuestamente ricos (buenos coches, buenas casas, buenos sueldos, buenas vacaciones) en realidad no estaban tan bien, sino que tenían problemas financieros y apenas capital. En cambio otros que vivían en casas normales, tenían un coche normal y a veces tenían trabajos manuales, estaban en mejores condiciones económicas (eso sí, la mayor parte de ellos solían tener su propia empresa).

Lo que comienza a suceder en Estados Unidos es que muchas familias de lo que se considera de clase media, están en una mala situación económica. Los préstamos universitarios han hecho mella en las finanzas, pero también en las de muchos padres que han pagado una educación cara a los hijos.

18393226769_acbe24ffb9_o.jpg

Un ejemplo es el strip-tease de su situación financiera que ha hecho Neal Gabler en The Atlantic. Siendo un escritor con varios libros, que ha publicado en las revistas más prestigiosas de Estados Unidos (como Esquire, Thew New York Magazine o incluso Playbloy) y además es profesor de universidad, uno no esperaría que tuviera muchos problemas financieros. ¡Si hasta tiene su propia entrada en la Wikipedia!

En cambio Neal nos cuenta como ha llegado a quedarse con sólo cinco dólares disponibles. Como va posponiendo reparaciones en su casa, como ha llegado a pedir prestado a sus hijas. En ese sentido Neal ha utilizado la herencia de sus padres para pagar la excelente educación de sus hijas, pero también ha utilizado su 401k (una especie de plan de pensiones) para pagar la boda de una de ellas.

En el fondo, como cuenta Neal Gabler, la impotencia económica se considera una vergüenza, como si fuera la impotencia sexual. Afirma que es más probable que te confiesen que utilizan viagra a que te confiesen sus problemas económicos. En cambio Neal nos cuenta sus problemas económicos, nos cuenta sus errores económicos. De hecho tampoco parece que se le pueda culpar demasiado, no ha cometido demasiados errores (o al menos no los reconoce, aunque sí ha sido de los únicos que han perdido dinero en el sector inmobiliario neoyorquino) y su mayor derroche ha sido que sus hijas estuvieran lo mejor atendidas (su mujer dejó de trabajar) y que tuvieran la mejor educación posible.

De hecho si lo comparamos con el joven farmacéutico de Toronto que vive con sus padres, gana 130.000 dólares canadienses anuales (unos 88.000 euros) y que dedica sus ingresos principalmente a lujos (viajes por todo lo alto, vinos de 200 dólares la botella, whisky de 30 años en la azotea de un hotel de lujo). A su lado, Neal Gabler parece un responsable padre de familia con cabeza.

También en España

Los españoles gastan 1200 euros más al año de lo que ingresan, o al menos de lo que ganan con sus salarios. El gasto medio anual de los españoles es de 27.419,52 euros y el salario de 26.259 euros, al menos eso dicen ciertos estudios. Supongo que la diferencia en parte es explicable de media por ciertos ingresos no dependientes del trabajo (como esas familias que tienen un inmueble alquilado) y de los ingresos en negro.

Aquellos que lo tienen más complicado para llegar a fin de mes son los cántabros, catalanes, madrileños, navarros, murcianos o extremeños. Si nos damos cuenta, sólo nos faltan los vascos para incluir a las cuatro comunidades autónomas más ricas. ¿Por qué precisamente los habitantes de las comunidades más ricas no llegan a fin de mes?

Podemos entenderlo de Andalucía o Extremadura, que siendo las más pobres es dónde lo pasan peor, pero estamos hablando de regiones con economías fuertes, muchos empleos tanto no cualificados en servicios orientados al turismo como cualificados en las muchas empresas grandes que se establecen.

Hay quien saca partido

524195139_8b976ff1fa_o.jpg

En España la concesión de créditos rápidos se está disparando y ha vuelto a niveles de 2012, algunos con intereses altísimos, que pueden llegar al 3000% TAE. Por ejemplo hace tiempo recibimos una nota de prensa con una comparativa de préstamos rápidos. Estos rondando entre un 28 y un 37% de interés, que puede no parecer muy alto, salvo cuando nos damos cuenta de que es mensual. Personalmente preferiría pedir ayuda a amigos y familiares antes que pagar esos intereses, pero como hemos dicho antes, muchos preferirían decir que necesitan viagra antes de decir que necesitan dinero.

A unos niveles más bajos, seguramente muchos de los lectores han visto como les han ofrecido préstamos, a veces no sólo con propaganda, sino llamando al móvil o con SMS. Si tienen buenas condiciones económicas es muy probable que tengan un préstamo personal pre-concedido por su banco. O incluso una hipoteca pre-concedida.

Volviendo a Estados Unidos, allí ha habido tradicionalmente préstamos conocidos como “pay day loans”, préstamos pequeños que ayudaban a pasar el fin de mes (o incluso últimos días de la paga) cuando nos quedábamos sin dinero a unos días de que nos pagaran la siguiente semana o mes, a altos intereses. Este tipo de préstamos venían asociados a personas de baja educación, que no se daban cuenta de los altos intereses que pagaban con dichos préstamos y son similares a los créditos rápidos mencionados anteriormente.

En cambio tenemos que los nuevos usuarios de este tipo de préstamos tienden a ser de clase media y bien educados, que están pidiendo prestado. No tengo (y después de este artículo no creo que me lo vayan a dar), pero no soy el único no los recomienda.

En este sentido, lo que parece que le hace falta a cada vez más gente es aprender a gestionar sus finanzas mínimamente y gastar menos de los que ingresan, algo muy básico que a la gente parece costarle recordar. Mientras tanto, altos ingresos no implicarán una situación económica desahogada, porque parece que es fácil encontrar modos de gastar cualquier cantidad que se nos ocurra.

En El Blog Salmón | Ese nivel de gasto en el que te sientes cómodo e ¿Y si los tipos negativos fueran una simple consecuencia de la demografía?

Vía | The Atlantic
Imagen | Damian Morys Photography Imagen | shinya
Imagen | taberandrew

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos