Compartir
Publicidad

Algunos apuntes sobre el Pacto del Euro; que las hojas no nos oculten el bosque

Algunos apuntes sobre el Pacto del Euro; que las hojas no nos oculten el bosque
Guardar
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hoy 19 de junio hay convocadas manifestaciones en toda España en la que uno de los argumentos principales parten de la premisa del rechazo al Pacto del Euro. Este Pacto, es un acuerdo a nivel europeo para preparar el camino de salida de la crisis que comenzó a gestarse en el mes de marzo.

El Pacto del Euro contempla las medidas para que la eurozona no se encuentre en una crisis permanente, aboga por el cambio en los sistemas de ajuste salarios, busca un mayor equilibrio en las cuentas públicas y fundamentalmente, necesita la estabilidad de las finanzas públicas, equilibrando los presupuestos de ingresos y gastos. En este sentido, muchas voces se han alzado en contra de dicho acto, argumentando distintas opiniones. Por ejemplo, desde Attac o desde el colectivo Democracia Real Ya, han presentado sendos escritos en los que explican los motivos de rechazo a dicho pacto. Analicemos los pros y contras de ambos textos:

LA UE no es nueva, hay que estar para las duras y para las maduras

Desde el año 1986, España viene recibiendo ingentes cantidades de dinero desde las instituciones europeas. Hablo de medidas como la Política Agraria Común, los Fondos Feder e infinidad de líneas de ayuda para el desarrollo y la mejora de infraestructuras. Hoy, nos planteamos la soberanía de una Europa, porque según Democracia Real, muchos de los organismos institucionales como el FMI o el BCE no han pasado por las urnas.

Ok, cierto, pero entrar en Europa exigía también la unión monetaria y la pérdida de soberanía al entregar nuestro Banco de España al BCE en el año 1994 con su decreto de independencia y las posteriores transferencias de políticas monetarias. Si ahora no nos gusta, siempre podemos salirnos del euro, pero no es discutible la soberanía de Europa, dado que el Parlamento Europeo si cuenta con toda la soberanía popular necesaria.

El déficit de los gobiernos y las ayudas a los bancos

Attac parte recurrentemente de que el origen del déficit en España se encuentra en las ayudas que se han proporcionado a los bancos. Es completamente falso, erróneo y sesgado. Desde el 2008, nuestro Gobierno ha gastado mucho más que ha ingresado. Basta con ver la curva del saldo de la deuda pública viva y la curva de la recaudación global de las administraciones públicas.

Además, Attac ataca abiertamente a los movimientos de deuda privada desde actividades productivas hasta actividades especulativas. Un matíz que Attac no cita por ejemplo ¿en qué momento una actividad productiva como puede ser la construcción en España se convierte en especulativa? Entre este sector y las hipotecas asociadas a vivienda, tenemos casi el 200% del PIB y el total de deuda ronda por el 360% del PIB, con lo que o definimos especulación o mejor no mareamos a los lectores.

El empleo y la productividad, volvemos a la de siempre

El debate sobre los salarios, la productividad y la mejora de las condiciones laborales vuelve al candelero. No se deben rechazar medidas que liguen salarios a los resultados de la empresa, mejor que al IPC, dado que podemos observar que referenciar salarios a subidas de precios ya no funciona tampoco.

No debemos perder de vista tampoco la amortización de puestos de trabajo por mejora tecnológica, la necesidad de favorecer la entrada y salida de los trabajadores, medidas que favorezcan la movilidad geográfica y políticas que incentiven la mejora productiva en la empresa, no sólo hablando del factor trabajo, dado que en cada caso, nos vamos a encontrar con una empresa distinta. Es obvio que la reforma laboral no está funcionando y hay que buscar el camino para crear empresas y puestos de trabajo. Coincido con que el despido no es el problema, hay muchas más cosas que mejorar previamente.

Argumentos que sí se deben tener en cuenta

DRY afronta por ejemplo el modelo fiscal único como un error. No, es el camino a seguir, es decir, la armonización en impuestos, eliminar la competencia fiscal entre países y sistemas que nos permitan hablar realmente de una Europa única. Si queremos Europa, como he dicho al principio, política monetaria y fiscal no deben ir separadas. Es un desastre y debemos aunar esfuerzos para que toda la UE tenga una política fiscal común.

Ahora bien, estoy de acuerdo con este manifiesto en que dichas políticas fiscales deben favorecer especialmente a las pmyes, aumentar los mínimos exentos en renta y aplicar de verdad políticas fiscales progresivas, no como hasta ahora.

Sobre el anexo a las reformas sobre la ley hipotecaria, bien es cierto que se encarecerán pero también es cierto que se pueden cambiar las reglas de juego para las nuevas hipotecas. El Parlamento debería ponerse manos a la obra y poder aplicar el art 140 de la Ley Hipotecaria a elección de los clientes.

Conclusiones

Negarnos al pacto del euro es negarnos a Europa. Estamos de acuerdo que hay un amplio debate sobre muchas de las medidas a poner en marcha, al igual que tenemos que salir del agujero como sea. Ahora bien, como paso previo, respondamos a una pregunta ¿queremos una unión europea y una moneda única?

Si la respuesta es NO, perfecto, luchemos contra el pacto del euro. Pero por contra si la respuesta es SI, tenemos que conseguir medidas que realmente favorezcan a Europa como una sola.

Más Información | Attac, Democracia Real Ya y Politikon
En El Blog Salmón | La plana mayor europea aprovecha el foro económico de Davos para reivindicar la importancia del euro, Burbujas y pánico, el colapso del sistema

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos