Compartir
Publicidad
Publicidad

Burbujas y pánico, el colapso del sistema

Burbujas y pánico, el colapso del sistema
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad


No es la crisis griega ni son lo temores por una corrida masiva contra el euro. Es simplemente, la furia del mercado que se sacude a todas sus anchas como un monstruo de mil cabezas. El desplome de esta semana fue colosal: el dow jones perdió un 6%, anulando todas las ganancias del año: mientras el Ibex perdió más del 13% en la semana, dando cuenta que estamos en el borde del círculo de acreción, como anticipé en el agujero negro de las finanzas globales. Todas las bolsas del mundo se han desplomado y a estas alturas la situación se hace ingobernable hasta para los propios gobiernos. Es un momento difícil. Y no hay escapatoria.

Ahora sí que no hay dudas de que estamos en la madre de todas las crisis financieras. Una crisis que se ramifica y genera otras crisis. Crisis que se multiplican y reproducen, demostrando la total ingobernabilidad, la nula existencia de instituciones de control. Tal como señala Barry Eichengreen en este artículo que titula No es demasiado tarde para Europa, cuya lectura recomiendo, la gente de los gobiernos y del FMI llegaron a las reuniones programadas para el rescate a Grecia sin ningún plan de negociación. ¿Qué podemos esperar después de ésto? Lo mínimo que se requiere cuando se está en la bancarrota, es que aquellos que llegan a rematarle sus bienes le den una alternativa real y blanda de pago. Lo más importante de todo es que sea “real”, y lo que está haciendo el FMI y la UE con Grecia no tiene nada de realismo. Elevar el IVA al 25% y recortar los salarios en un 15% no es ningun solución, al contrario: agrava más el problema.

Se culpa mucho a Grecia de su excesivo gasto. Pero Grecia siempre ha sido así. Y en los últimos 200 años tiene una docena de crisis financieras, y sobrevivió. Eso no es novedad. La grave novedad es que la UE haya pretendido cambiar estos hábitos fuertemente anclados en el país heleno, para quienes hasta el pago de impuestos es algo contra-natura. Por eso que la crisis verdadera es la crisis del euro, y también la crisis de la propia UE. Al establecer la moneda única, primaron todos los argumentos monetaristas, por sobre los argumentos productivos y fiscales. Y ante realidades completamente diferentes como son las que se viven en la UE, los argumentos productivos y fiscales, como impuestos, salarios y subvenciones, son cruciales para permitir el normal flujo de la economía. Por eso no pueden estar ausentes.

En este sentido, la UE quizo establecer un símil con Estados Unidos, pero sin detectar que los 50 Estados de Estados Unidos cuentan con sólidos argumentos productivos y fiscales: Estos argumentos son los que los unen y no sólo su moneda única, el dólar. Este fue un gran error de la UE en la concepción del euro. Y todo por basarse en los argumentos de Robert Mundell (el padre del euro), un economista ganador del Nobel que, como lo señalé aquí aún no entiende la crisis, dado que sus argumentos son totalmente monetaristas.

En este otro artículo, que también recomiendo, Joseph Stiglitz propone que sea Alemania la que se salga del euro (algo que también sugirió Morgan Stanley, para salvar el euro, y de esta manera quitar la presión que existe contra la moneda europea por presiones que son totalmente especulativas. Estas presiones son producto de la propia desesperación que viven los mercados financieros al verse acorralados en sus propias apuestas a ganador y perdedor. Claro que ni Eichengreen ni Stiglitrz proponen alternativas veraces para atacar a los especuladores. Pese a que esta anomalía prolifera en las instancias de crisis. De ahí (imagino) debe venir el dicho “a río revuelto, ganancia de pescadores”, puesto que mientras mayor es el incendio, más ganan quienes prendieron el fuego.

Imagen | Marty

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos