Compartir
Publicidad
Publicidad

Estados Unidos presiona a Merkel para que Grecia no salga del euro

Estados Unidos presiona a Merkel para que Grecia no salga del euro
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque antes de la elección del gobierno de Syriza Alemania señalaba que la salida de Grecia del euro no era un problema, lo cierto es que la salida de Grecia del euro no deja de ser una pesadilla para Alemania, Europa..., y Estados Unidos. El nerviosismo se ha apoderado de los mercados y la volatilidad se ha acrecentado. La fuga de capitales y el desmayo bursátil no ha cesado mientras la cotización del euro respecto al yuan, el yen y el dólar se ha hundido. Si bien esto puede ser una "buena noticia" en el actual entorno de guerra de divisas, resulta insuficiente para reactivar la economía europea, una de las más deprimidas del mundo. En el actual entorno de guerra de divisas, el principal perdedor es el dólar de Estados Unidos. Y esta no es la única guerra que está perdiendo Estados Unidos.

Si la guerra de divisas muestra el fracaso de las políticas monetarias, su final está completamente abierto dado que las principales potencias del mundo corren la desenfrenada e insólita carrera para devaluar sus monedas. Este es también el fracaso de la teoría económica convencional que tiene como fundamento la infinitud de oferentes y demandantes incapaces de controlar los mercados. Pero los mercados son completamente controlados por los intereses capitalistas, financieros y geopolíticos.

La geopolítica financiera

Más allá de este juego de póquer político sobre el destino financiero de Grecia, donde finalmente y, como siempre, serán los contribuyentes los que pagarán la cuenta, existe el juego de la geopolítica donde la salida de Grecia escala a otros niveles que implican la vulneración del flanco sudeste de la OTAN. Grecia es el último eslabón de la Europa occidental, y su salida de la zona euro tendría implicancias de fondo: entregar Grecia al "dominio del Este" que representan China y Rusia, considerados por Estados Unidos sus más acérrimos rivales, y quienes han entrado a disputarle, como es el caso de China, el dominio financiero global. Esta semana, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, firmaron sus acuerdos de protocolo para participar en el China Development Bank AIIb.

Este nuevo banco de inversión y desarrollo ha pasado a ser considerado por Washington el más serio rival del Banco Mundial, el brazo financiero del Fondo Monetario Internacional, que sigue las instrucciones que se dictan en Washington. A fines del año pasado firmaron su participación en al AIIb, en Beijing, India, Bangladesh, Brunei, Camboya, Kazajstán, Kuwait, Laos, Malasia, Mongolia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Omán, Filipinas, Qatar, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Uzbekistán y Vietnam. De los países asiáticos, sólo Japón reniega del AIIb, dado que opta por seguir aliado a Estados Unidos.

La necesidad de que Grecia siga en Europa (se piensa que la salida de Grecia de la zona euro también sería su salida de la UE), es algo que inquieta a Estados Unidos y por eso el gobierno de Obama ha doblado sus exigencias a Alemania para que evite a toda costa la salida de Grecia de la UE. Por eso no es extraño que, después de dos meses, Ángela Merkel se haya animado a invitar a Berlín al primer ministro griego Alexis Tsipras. La invitación está cursada para el próximo lunes.

Recortes en gasto público y aumento en gasto militar

Ante los problemas geopolíticos, la pequeña deuda griega resulta un problema menor para Europa. La deuda griega no está en manos de los bancos sino en una serie de instituciones que incluyen el BCE, el FMI y otras instituciones de préstamos bilaterales. Todas estas instituciones podrían perder grandes cantidades de dinero si Grecia abandona el euro o se declara en situación de impago. Pero el FMI y el BCE "prestan" dinero a Grecia para que ésta siga financiando su abultado gasto militar (el más alto en relación al PIB de la zona euro) a empresas de armamento alemanas y estadounidenses. Son dineros que en gran parte ni siquiera pasan por el gobierno de Grecia dado que son administrados directamente por Bruselas. Por eso que las presiones sobre Grecia son un arma de doble filo, que corren el riesgo de que Grecia diga no va más, se acabó. El peligro real de que Grecia abandone el euro no es tanto el ejemplo que puede dar a otros países europeos, como Italia, Portugal, España, de que hay vida más allá del euro, sino el verdadero quiebre geopolítico que significaría para Europa y Estados Unidos en su dominio geopolítico.

Por eso Estados Unidos ha recordado a Alemania que Grecia es un pilar clave en el flanco sudeste de la OTAN, y que así debe seguir siéndolo cueste lo que cueste a los contribuyentes europeos. Es decir que en este plano Grecia debe ser mantenida en la zona euro sin importar los costos. ¿Pagará, entonces, Alemania a Grecia la correspondiente indemnización por los daños y abusos de la segunda guerra mundial?. De acuerdo a Estados Unidos, Alemania debería pagar esa deuda para mantener la existencia y el sentido de la OTAN, y ese muro bastante visible con los países del Este.

Las presiones de Estados Unidos han llevado a que Ángela Merkel haga todos los esfuerzos para evitar una salida de Grecia de la zona euro, y así mantener espigada a la OTAN y a la UE. El tema de la deuda griega puede pasar rápidamente a un segundo plano a medida que las potencias occidentales detectan los flancos que han dejado al descubierto con el apoyo desmedido al régimen neonazi de Ucrania. Europa no ha tenido límites para entregar dinero al gobierno de Kiev y financiar su aparato militar, para que éste ataque y destruya sin piedad a su propio pueblo, mientras le niega la sal y el agua a Grecia. Los errores que Europa, gracias a Ángela Merkel ha cometido en Ucrania, sólo han beneficiado y enriquecido a los oligarcas del país, que se llevan el dinero a los paraísos fiscales. El presidente ucraniano, el oligarca Piotr Poroshenko, ha aumentado su fortuna en más de 500 millones de dólares en nueve meses de gobierno, la que llega a los 1.800 millones de dólares. Un dinero manchado con la sangre de más de 6 mil muertos, el desmantelamiento industrial y la bancarrota del país, cuyo PIB ha caído en más de 15 por ciento.

En El Blog Salmón | Grecia exige a Alemania reparaciones de la guerra nazi
Imagen | Die Linke

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos