Sigue a

Friedrich Augustus Hayek es uno de los grandes economistas del siglo XX y el más conocido de los pensadores de la Escuela Austriaca de economía. Era un trabajador incansable, para que nos hagamos una idea en 1984, tiempo antes de morir, Hayek había escrito 19 libros y 235 artículos, sin incluir otros trabajos y colaboraciones, este prolífico autor es nuestro Economista Notable de esta semana.

Biografía

Friedrich von Hayek nació en Viena, en una familia acomodada y educada (su padre fue un destacado botánico) en lo que entonces era el Imperio Austro-Húngaro en 1899. Estudió en la Universidad de Viena, obteniendo doctorados en derecho y política en 1921 y 1923 donde estudió bajo la supervisión de von Misses y Carl Menger (el fundador de la Escuela Austriaca). Hayek viviría las dos guerras mundiales, algo que puede explicar lo poco que le gustaban los estados.

Después de Viena, Hayek ocuparía posiciones académicas en la London School of Economics, Universidad de Chicago (aunque no en la escuela de economía), Universidad de Friburgo y más tarde en Salzburgo. Además fue asesor de varios gobiernos intercambiando correspondencia con Keynes con quien discrepaba. Fue galardonado con el Nobel de Economía en 1974 junto con Gunnard Myrdal y recibió la Medalla Presidencial de la Libertad de Estados Unidos en 1991, poco antes de morir en 1992.

La Escuela Austriaca

La Escuela Austriaca es un conjunto de economistas (no necesariamente de nacionalidad austriaca) que enfatizan el poder organizativo de los precios por sí solos para ordenar la economía. Los economistas de la Escuela Austriaca se oponen a la intervención gubernamental en la economía y en Europa era una de las principales contraposiciones a la escuela de Cambridge. Algunos de sus principales economistas fueron Carl Menger, Ludwig von Mises, Friedrich von Wieser, Eugen von Böhm-Bawerk y por supuesto Friedrich Hayek.

Contribuciones a la ciencia económica

Para Hayek el sistema económico se explica por las acciones individuales que en su opinión son racionales. Hayek revisó el análisis marginalista, especialmente la parte dedicada al equilibrio. El equilibrio se definía como el conjunto de planes individuales que son compatibles entre sí.

Hayek afirmaba que los precios en los mercados difunden información, siendo los precios una de las señales emitidas. Según Hayek el volumen de información es una causa de la superioridad del liberalismo económico, ya que es necesaria una cantidad de información menor necesaria y no disponible para llevar a cabo la planificación. De aquí al importancia del mercado y la difusión de información a través de los precios.

Hayek también estudió los ciclos económicos, según afirmaba los desequilibrios a corto plazo eran causados por causas estrictamente monetarias. Según Hayek partiendo de una situación de equilibrio cuando el tipo de interés real es mayor que el bancario (el cual había sido bajado más de la cuenta por el estado) los empresarios piden préstamos para acometer inversiones. Estas inversiones adicionales en una situación de equilibrio en las que todos los recursos están plenamente usados acaban provocando inflación.

La inflación reduce el poder adquisitivo de los consumidores, pero beneficia a los empresarios que se benefician del desfase temporal entre la adquisición de los medios de producción y la entrega del producto, llegando a alargar a propósito el ciclo productivo (menos eficiencia y mala asignación de los recursos). Además los préstamos tomados tienen un menor coste.

El incremento en las rentas de los empresarios aumenta el precio de los bienes de consumo, disminuyendo el salario real. Por este motivo disminuye la producción (menos demanda) y los bienes de capital disminuyen su valor. En ese momento hemos llegado a la parte baja del ciclo económico. En esta parte baja afirma Hayek que es una mala idea la intervención estatal por las conexiones en la economía que nos han llevado a esta situación. Hayek incluso afirmaba que en las partes bajas del ciclo se destruía el exceso de capital acumulado en la fase ascendente hasta que el sistema volvía al equilibrio.

Esto no significa que Hayek no viera lugar para los estados, el papel de los estados estaba en el control del sistema monetario, la regulación y la difusión de la información. Y yendo al sistema monetario, Friedrich Hayek estaba en contra de la supremacía de una moneda, afirmando que era necesario que hubiera varias que compitieran entre sí. Eso aumentaría la transparencia del sistema (volvemos a la importancia de la información).

Camino de servidumbre

The road to serfdom fue publicado en 1944, más tarde sería traducido a 20 idiomas y vendió centenares de miles de ejemplares, en parte gracias a una síntesis en el Reader’s Digest. En este libro Hayek divulgaba la superioridad del liberalísmo económico sobre la planificación económica y las economías mixtas. Este libro convirtió a Hayek en uno de los científicos políticos más famosos del siglo XX.

Asesoría a líderes políticos

En sus últimos años Hayek asesoró a distintos gobiernos en sus políticas económicas tras la vuelta del liberalismo económico en los años 70. Entre ellos asesoró a Margaret Thatcher (a quien inspiró fuertemente) y a Augusto Pinochet, aunque su influencia y su contacto no fue especialmente fuerte, limitándose más bien a entrevistas. También se deja ver su sombra en la constitución chilena de 1980.

Ronald Reagan afirmó que junto con Milton Friedman era de las personas que más habían influido en el filosóficamente. También tuvo una fuerte influencia en la revolución de terciopelo y en las reformas que pusieron en práctica los países de Europa del Este en sus últimos años de comunismo.

Friedrich Hayek ha sido una de las personas que más fueron escuchadas durante el pasado siglo, hay quien ha llegado a decir que es el Marx del siglo XX. Se puede estar en desacuerdo con Hayek, pero es innegable la profundidad de su análisis y su forma de dar una nueva perspectiva a las teorías neoclásicas.

En El Blog Salmón | El rap de Keynes vs Hayek
Bibliografía | Roncaglia, Alessandro (2005) La riqueza de las ideas, Prensas Universitarias de Zaragoza

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios