Legalizar prostitución y hachís puede reportar 15.000 millones en impuestos

Sigue a

impuestos para prostitucion y porros


Dentro de toda la revisión fiscal que se está cocinando para el próximo ejercicio, creo que es el momento de recapitular un poco y gravar aquellas actividades que gozan de una tributación nula, bien por encontrarse en una alegalidad obvia como puede ser la prostitución, bien por ser ilegales dentro de unas facetas, como puede ser el tráfico de drogas blandas que es delito pero no así su consumo, léase hachis y marihuana, por ejemplo.

La sociedad tiene que ser consciente que hay personas que viven de estos dos sectores al igual que hay otras personas que demandan este tipo de productos o servicios. Llevamos ya muchos años conviviendo con estas dos actividades económicas y no ha llegado aún un gobierno que sea capaz de plantear un debate serio sobre la necesidad de imponer figuras impositivas a ambas actividades.

No se pueden aportar datos oficiales sobre el volumen de economía sumergida que estamos cifrando, dado que sólo existen aproximaciones y estimaciones por parte de distintos colectivos asociados a la lucha, prevención o defensa de ambas situaciones. Algunas fuentes cifraban una cifra de negocio de 18.000 millones de euros en el ejercicio 2007 para actividades de mercadeo sexual, con unas 400.000 personas dedicándose a este negocio. Ni que decir tiene que una regulación bien hecha evitaría la presencia de mafias, extorsión y resto de barbaridades que ocurren en este mundo.

En la prostitución, sólo con un tipo impositivo del 7% en IVA, la tributación en los distintos impuestos directos junto con la integración de cotizaciones en la Seguridad Social se podría recaudar por encima de 8.000 millones de euros. Sin contar todas aquellas actividades realizadas en este nivel que no están contempladas.

Respecto el tráfico de drogas blandas como son hachís o marihuana, se cifra en un 11,2% el número de consumidores habituales de estas drogas entre la población comprendida entre los 15 a los 65 años. Estos datos implicarían un consumo anual aproximado por encima de las 4.380 toneladas de hachís anuales, (4 millones de consumidores a 3 gramos diarios) con un precio aproximado en el mercado negro de unos 13.000 millones de euros, pudiendo recaudar unos 7.000 millones en impuestos sin mucha dificultad.

Estas minas impositivas no se pueden perder de vista y es el momento de replantearse la aparición de nuevos impuestos sobre estas actividades. No es lógico que se mire para otro lado con actividades de este tipo demandadas por la sociedad y faltas de un marco legal y fiscal que nos puede beneficiar a todos. Los 15.000 millones de euros adicionales necesarios podrían salir perfectamente gravando estas actividades.

En El Blog Salmón | ¿Legalización de la prostitución?, Economía sumergida, focos perennes sin solución
Imagen | Daniel.julia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios