Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Legalización de la prostitución?

¿Legalización de la prostitución?
Guardar
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se suele decir de la prostitución que es la profesión más antigua del mundo. Lo desconozco. Pero si lo fuese, parece mentira que en un país tan viejo como España (y en muchas otras naciones) aún no se haya encontrado un encaje legal adecuado a dicha actividad. Hemos avanzado algo, sobre todo si consideramos la despenalización de la prostitución en nuestro ordenamiento. Pero lo cierto es que, no siendo una actividad ilegal, la prostitución es claramente alegal: no te puedes dar de alta como tal en la Seguridad Social, ni formar un contrato de trabajo ad hoc, ni pagar tus impuestos bajo dicha rúbrica. Y claro, eso conduce finalmente a una fuerte inseguridad jurídica.

Si bien la prostitución no es un delito, si existen figuras conexas que se consideran como tal. Hablo del proxenetismo (art. 188 CP) o del novedoso art. 312 por el que se penaliza la oferta de condiciones de trabajo engañosas a extranjeros o les emplean vulnerando sus derechos laborales. Pues bien, el Tribuna Supremo acaba de absolver de este último delito (no así del de inmigración ilegal) a los propietarios de unos establecimientos gallegos que empleaban a mujeres brasileñas que traían con visado de turista.

Lo más destacable de la Sentencia es que reconoce la prostitución como una actividad económica por cuenta propia, lo que no deja de ser algo de perogrullo. La pena es que no se aproveche esta Sentencia, que ha levantado polvareda, para regular de una vez por todas este sector. Frente a aquellos que defienden que esto favorece a las mafias, la explotación de menores, etc, yo pienso justo lo contrario: la prohibición, la penalización, la alegalidad permite que ese tipo de practicas absolutamente condenables se expandan, donde se generen fuertes sumas de dinero que alimente otras ramas de crimen organizado. No hay nada que más agradezca una mafia que un mercado alegal o ilegal de las características del mercado del sexo(del tráfico de drogas hablamos otro día).

Es curiosa la carga de moralina que hace que coincidan en las posturas contrarias a la plena legalización desde los comunistas a la Iglesia católica. Pero lo que ya no es curioso, lo que ya he manifestado alguna vez que me ofende poderosamente, es que desde los mismos medios que soportan opiniones contrarias a la legalización, se incurra, a mi juicio, de un modo contumaz y sistemático en el mencionado artículo 188 siempre que hagamos caso de su interpretación extensiva para otros temas. Eso por no hablar de cantidad de profesionales de la prostitución que pueblan las paginas de las revistas del cuore, con la única diferencia que en vez de ser freelance tienen un contrato de alta dirección y cláusula de exclusividad. Vale ya.

Vía | Periódico Diagonal
En El Blog salmón | Economía sumergida: focos perennes sin solución
Más información | Disposiciones adicionales, Ninja, ACECA
Imagen | Daquella manera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio