Sigue a

Hugo Chávez 450.493.jpg

Hace un par de días hablé de la barbaridad de que la empresa petrolera estatal Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) patrocina a la escudería Williams F1, con coste total estimado para PDVSA durante los cinco años del contrato de hasta $345 millones. En varios comentarios se criticó el artículo ya que, en su opinión, la empresa tiene el dinero y la República Bolivariana de Venezuela, a través de sus dirigentes, tiene el derecho de decidir si este tipo de gasto entra dentro de los intereses estatales. Parece que se molestaron los que pensaron que no teníamos derecho de comentar contrario a las decisiones de un puñado de políticos en nombre de sus ciudadanos.

Lo increíble es que todavía se ven comentarios defendiendo el despilfarro y, aún más increíble, en un país donde hay tanta pobreza y tanta necesidad y eso para exaltar la grandeza del que lo malgasta. Para que quede claro, los dirigentes de Venezuela, incluso habiendo sido votado por los ciudadanos, no tienen el derecho, por lo menos el derecho moral, de malgastar millones de fondos del pueblo en lo que les antoja, cuando tantos ciudadanos de ese país siguen en pobreza y con menos desarrollo económico de la potencial en ese país tan rico en recursos naturales y humanos.

En vez de malgastar los flujos multimillonarios en proyectos faraónicos con palabras grandilocuentes, deberían ayudar a los suyos, justo lo contrario de lo que se está haciendo, como ya he criticado hace años en estas páginas. Cuando el dinero entra fácil resulta no ser necesariamente beneficioso para el país, así les va.

El Estado venezolano debería seguir otro camino que beneficie directamente a los venezolanos y a continuación detallo algunas alternativas.

Primero, podrían privatizar a PDVSA para que, en manos privadas, se inverta en el crecimiento del negocio y en la ampliación de las reservas y la producción. A los precios actuales del petróleo, los altos flujos de liquidez se podrían aprovechar para desarrollar más y mejor los recursos petroleros de forma más eficiente, sin malgasto y sin desvíos de fondos a proyectos faraónicos que tanto gustan a los políticos.

Si el Presidente Chavez no quiere anunciar una privatización, puede efectuar la operación de otra forma, que sería mantener la propiedad de las empresas estatales y vender contratos de gestión por periodos largos, que podrían ser de 25 a 30 años, cómo he comentado en estas páginas hace unos años cuando se hablaba de la mejor forma de nacionalizar en Bolivia, ideas que también sirven para esos gobiernos con tanto entusiasmo nacionalizador.

Tanto la privatización como la venta de gestión ingresaría a las arcas del Estado muchos miles de millones y estos no deben parar en las manos de los políticos. Ya hemos visto lo hábiles que son en manejar flujos millonarios ociosos.

El Estado debe hacer una de dos cosas con estas cuantiosas cantidades, primero, se podría dividir las cantidades ingresadas en las ventas por el número de ciudadanos venezolanos de más de 18 años, en partes iguales, y enviar a cada uno un talón con la cantidad que toca, o hacerlo llegar de alguna otra forma y, de esta forma, distribuir al pueblo la cantidad total de lo que se ingresó. PDVSA es del pueblo y las cantidades ingresadas por su venta deberían ser distribuidas al pueblo. Una forma de ayudar a los más necesitados directa y sin filtro de los políticos.

La alternativa a este camino poría ser que se estableciera un fondo de inversión que se gestionaría de forma independiente (auditado de forma independiente) y los ingresos de este fondo deberían ser distribuidos directamente al pueblo venezolano, mensualmente o trimestralmente, de la misma forma explicada anteriormente.

Como último, si el presidente Chavez no quiere ni privatizar ni vender la gestión, lo que debería hacer es establecer un fondo para ingresar los flujos de PDVSA, es decir, esos fondos que sobran por encima de la inversión absolutamente necesaria (auditado de forma independiente) y esos flujos deberían ser distribuidos directamente al pueblo de la misma explicada anteriormente, mensualmente o trimestralmente.

Cualquiera de estos caminos sería mejor para el pueblo venezolano que lo que están sufriendo ahora. Si el gobierno necesita fondos para financiar sus proyectos, que acuda al electorado como hacen en otros países y que justifique cada gasto.

En El Blog Salmón | El Indice de libertad económica – 2012 y Ayuntamientos deben subastar todos sus servicios

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios