Compartir
Publicidad

La mejor forma de nacionalizar en Bolivia

La mejor forma de nacionalizar en Bolivia
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El nuevo gobierno en Bolivia ha llegado al poder habiendo prometido la devolución del control de los sectores y empresas más importantes del país a las manos del pueblo, es decir, del gobierno. Parece que no les ha gustado la forma de privatización que siguieron anteriores gobiernos y han criticado las actividades de las multinacionales en cómo han manejado sus actividades en ese país.

La política seguida hace unos años por el entonces gobierno boliviano para privatizar las empresas estatales tenía el objetivo también de ayudar a financiar los fondos de pensión que ese gobierno había prometido a su electorado. Esta privatización se llamaba capitalización.

La idea de capitalización era que la empresa ganadora de la subasta que se organizó, invertiría la cantidad pujada dentro de la misma empresa como aumento de capital para la compra del 50%, también llevándose la gestión de esa empresa. Los 50% restantes fueron transferidos de las manos del gobierno (del estado) al control de dos fondos de pensiones estatales, con el objetivo de generar fllujos de caja a lo largo de los años para cubrir los pagos de las pensiones de los jubilados. Los objetivos de esta estrategia de capitalización eran, primero, que las empresas fueran gestionadas por el mercado privado y, por lo tanto, de forma más eficiente. Segundo, que los nuevos fondos invertidos en estas empresas, como resultado de las ampliaciones de capital, se utilizarían para hacer las empresas más eficientes y para invertir en su crecimiento. Tercero, los fondos de pensión estarían invertidos en empresas más eficientes y crecientes y, con esto, podrían generar los flujos necesarios para pagar las pensiones prometidas a los jubilados, sin interferencias políticas.

Las primeras visitas que hizo el nuevo Presidente-electo, Evo Morales, a Cuba y a Venezuela, no auguran un camino muy alentador en cuanto al eficiente manejo de la economía y de las empresas del Estado. Espero que Evo Morales no siga los consejos de Hugo Chavez, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, que maneja miles de millones de dólares en recursos provenientes de su industria petrolera y continúa con un país en pobreza.

Suponiendo que Evo Morales quiere mantenerse dentro de la legalidad internacional, si decide nacionalizar empresas que antes fueron transferidas al sector privado, tendrá que compensar a las empresas que pierden sus negocios con compensación justa. En la situación financiera de Bolivia en estos momentos, entraría en una dinámica muy negativa de éxodo de capital para compensar estas renacionalizaciones y, por seguir este camino, frenaría cualquier inversión extranjera prevista. Este es el camino de más y más pobreza para un país que menos lo puede absorber en estos momentos.

Para evitar este círculo vicioso, recomiendo que Evo Morales siga el camino de renacionalización más conveniente. Este camino intermedio consiste en la conversión de la propiedad de estas empresas por contratos de gestión por periodos largos y seguros. En una situación de posible renacionalización, es muy posible que empresas como Repsol y las otras multinacionales en Bolivia verían con buenos ojos la posibilidad de convertir su propiedad en las empresas Bolivianas por contratos de gestión por periodos largos, que podrían ser de 25 a 50 años.

Con esta estrategia, el nuevo gobierno puede anunciar que el país ha recuperado la propiedad de las empresas más importantes del país, cumpliendo con sus promesas electorales. Este camino también mantendría la gestión de estas empresas en manos privadas, evitando las ineficiencias de la gestión pública y sin experiencia. Por otra parte, las empresas privadas perderían la propiedad pero, en cambio, podrían mantener la gestión de estas empresas y la posibilidad de generar los beneficios que tenían en sus planes de negocios cuando hicieron las inversiones iniciales. Para ellas esto sería mucho mejor que la nacionalización y la pérdida de sus inversión y para Bollivia, evitaría un círculo vicioso que perjudicaría los que menos lo pueden soportar, el pueblo boliviano.

Vía | El Universal y Libertad Digital En El Blog Salmón | Expropiaciones y nacionalizaciones, órdago a la inversión extranjera y Bolivia, sus recursos y las empresas extranjeras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio