Moody's explica su reducción de rating de ESM y EFSF

Síguenos

moodys-logo1.jpg

Hace unos días la agencia de rating, Moody’s, bajó los ratings de las organizaciones europesas establecidas por los líderes europeos para canalizar sus ayudas a los países en dificultades, la European Stability Mechanism (ESM) y el European Financial Stability Facility (EFSF). Los rating de estas dos entidades han bajado del Aaa a Aa1 cada una, aunque las de la EFSF todavía son provisionales. Además, estos cambios de rating vienen acompañados con perspectiva negativa, que es cuando estiman que el siguiente movimiento más probable será una reducción adicional de los rating.

Fundamentalmente, Moody’s se basa en que Francia acaba de perder su anhelado rating de Aaa, como he comentado en estas páginas y dicen que hay una relación directa entre los rating de estas organizaciones y los ratings de los países más fuertes que las apoyan.

La última rebaja de rating sigue la rebaja en la calificación de los bonos de Francia hace poco, de Aaa a Aa1. Como la participación de Francia en el capital de la ESM es del 20,4%, segundo después de Alemania, con 27,1%), este porcentaje corresponde con un compromiso francés de capital exigible de 126,5 millones del total de los 620.000 millones de euros para toda la ESM.

A pesar de su reducción del rating de la ESM y del EFSF, estos todavía mantienen el rating alto por las siguientes razones:

  1. Las organizaciones hoy mantienen bajos niveles de endeudamiento, comparado con su capacidad de financiación. La ESM tiene capacidad de hasta 500.000 millones de euros, respaldado con subscripciones de países (promesas de pagar) y con un capital inyectado de 80.000 millones de euros.
  2. El EFSF mantiene un respaldo comprometido del 165% de sus desembolsos.
  3. Con la reducción del rating de Francia hace poco, el promedio de rating de las promesas de los distintos países ahora está en Aa1.

Ya he dicho muchas veces que el rating de la deuda europea se basará directamente en el rating de los países fuertes y que estos ratings verán reducciones si continúan asumiendo las deudas de los países más pobres, impactará negativamente en los ratings de los países ricos. Muchos se están enterando que Alemania no puede con todo.

Cuando baja el rating de una entidad que emite deuda, el impacto inmediato es que su prima de riesgo sube y, para los bonos ya emitidos, sus precios bajan para subir la rentabilidad. El impacto inmediato es que los tenedores de estos bonos pierde por su reducción del precio. Esta no es una buena forma de conseguir que los inversores inviertan más para financiar los rescates que tantos quieren.

Vía | DW (en inglés)
En El Blog Salmón | Moody’s explica su reducción del rating de Francia y S&P nos explica su análisis de los ratings de Francia, Alemania y España

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios