Compartir
Publicidad

El FMI idea nuevo truco para sacar del precipicio a España e Italia

El FMI idea nuevo truco para sacar del precipicio a España e Italia
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El FMI ha ideado una nueva estrategia para sacar del precipicio a Italia y España ofreciéndoles una linea de liquidez inmediata que ayude a romper la cadena de contagio que se cierne sobre Europa. El plan ha sido ideado por Christine Lagardé y consiste en una linea de crédito precautorio y flexible que permitiría a los países socios acceder a recursos de liquidez por un valor equivalente a diez veces el valor de su cuota de dos años. Según expresa el comunicado del FMI, los fondos serán ofrecidos a los países que sufran shoks exógenos.

Como hemos señalado en los últimos artículos, la pandemia que se cierne sobre las economías europeas es un augurio de fatalidad y los sostenidos derrumbes de las bolsas (como muestra la gráfica) son la demostración de un desplome en pleno desarrollo. Las masivas ventas que realizan los nerviosos inversionistas dan cuenta de la falta de liquidez que hay en el mercado, resultado de las políticas constrictivas del BCE y de la confusión de los líderes europeos. La gráfica para el Ibex 35 da cuenta de la contundente y silenciosa caída que ha tenido la bolsa española en los últimos dos años, que acumula un descenso del 31,74%.

Para contener este desplome, el Fondo Monetario Internacional aligeró el tranco y aprobó ayer una nueva línea de crédito destinada a “mejorar la flexibilidad y el alcance de sus operaciones de préstamo”. El objetivo es aportar liquidez y provisiones de emergencia a los miembros con problemas, como en estos momentos lo son España e Italia. La medida, diseñada para abordar situaciones de creciente iliquidez, podría beneficiar a España con un préstamo inmediato de 46.500 millones de euros.

La batalla por la supervivencia del euro depende de los caminos para encontrar una forma de desbloquear al Banco Central Europeo y reducir su dependencia de Alemania. Aunque los países hoy en problemas como Italia o España promulgaran y ratificaran las reformas necesarias, no pueden pedir dinero al BCE a tasas razonables. Por mandato legal, el BCE no puede comprar directamente los bonos de deuda de los países y solo puede hacerlo mediante la compra en el mercado secundario, a un costo mucho mayor. La infiltración del FMI en esta operación permitiría burlar esa regla.

Sin embargo, no está claro si el FMI tiene acceso inmediato a los recursos que serían necesarios para rescatar a un país con grandes dificultades como Italia. La deuda de Italia es de 1,9 billones de euros y los recursos disponibles del fondo no llegan a los 475.000 millones de euros. Para crear un muro de contención eficaz frente a la crisis se requieren recursos por un monto mínimo de 3 billones de euros. Los recursos que se inyectarían a Italia y España permitirían calmar la situación durante dos meses. Esto indica que al margen del apoyo del FMI, el BCE y la UE deberán generar mecanismos para consolidar la estabilidad financiera.

Al margen de esas medidas adicionales, el FMI deberá moverse con gran rapidez para controlar, por un lado, la presión que se ejerce sobre los rendimientos de deuda soberana (que ayer significó para España colocar bonos a su mayor costo en 18 años) y por otro inyectar liquidez para frenar las ventas masivas que han hundido a las bolsas europeas y han propagado el miedo hacia las bolsas asiáticas y Wall Street.

En El Blog Salmón | Con las políticas de la UE varios países europeos parecerán del tercer mundo
Imagen | Cinco Días

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos