Invertir en bitcoins: ahorradores no, gracias; inversores... tal vez

Sigue a El Blog Salmón

bitcoin


Tal y como nos ha comentado Alejandro, en Weblogs hemos preparado un especial bastante completo sobre el bitcoin, la moneda virtual que está creciendo como la espuma. Como no podía ser menos, dado su carácter de activo financiero, bajo el punto de vista de su capacidad de medio de pago e intercambio con otros activos financieros, la siguiente cuestión que nos asalta es la posibilidad de invertir en bitcoins, cómo se hace, qué ventajas tiene y por supuesto, qué riesgos se afrontan en una inversión en bitcoins.

Antes de seguir con el tratamiento de una inversión en particular, vaya por delante que desde este blog nunca lanzamos recomendaciones concretas de inversión y que cada persona, debe analizar previamente por sí misma, su capacidad financiera, inversora y tomar sus propias directrices de inversión sin injerencias externas. Dicho esto, vamos a analizar todo el mecanismo de inversión en bitcoins, sus riesgos y sus beneficios.

La liquidez y los mercados descentralizados, primer riesgo de los bitcoins


Para determinar las opciones de cualquier inversión, debemos dominar perfectamente la liquidez y rentabilidad de dicha inversión. En el caso de los bitcoins, hoy por hoy, su liquidez es muy baja y su capacidad de uso como medio de pago, vía de salida de la inversión, no está lo suficientemente extendida dentro de los circuitos comerciales, siendo su uso residual a día de hoy.

Tal y como hemos visto en este análisis de Genbeta, comprar bitcoins no es nada fácil, tenemos un sistema descentralizado de diferentes monederos o cuentas virtuales y realmente no existe un “mercado” organizado para la compra y venta de bitcoins al igual que existe un mercado de divisas.

El mercado de bitcoins no tiene unas reglas definidas claras desde el punto y hora que nos vemos las diferentes posiciones de oferta y demanda a los efectos e cotizaciones por contravalor con otras divisas y tampooco cuenta con una cámara de compensación que agilize las liquidaciones de los intercambios. Estas características hacen que sea un mercado mucho más opaco que los actuales mercados financieros. Estas fallas en el mercado organizado, y la inexistencia de un site que denomine los volúmenes de circulación de cambios con otras divisas, generan que la liquidez del mercado sea muy baja y por tanto, no cumple uno de los primeros requisitos de las inversiones a corto plazo, que se requieren mercados con mucha más liquidez.

No hay pago de intereses en bitcoins


Bitcoin

Cualquiera que invierta en divisas, tiene dos vías de obtención de ingresos por sus inversiones. La primera de ella, por el hipotético interés que recibe mediante la doble inversión con la divisa. Por ejemplo, yo compro dólares y formalizo un depósito en esta divisa por lo que recibiré unos intereses en un determinado plazo en dólares. Esto no es posible con el bitcoin, dado que los monederos del bitcoin, no pagan intereses por los depósitos. Además, en toda Europa, está prohibido retribuir por la captación de fondos (pagar intereses para los mortales) si no se tiene una autorización financiera por parte del Banco Central Europeo.

Esta restricción de falta de ficha financiera, la tenemos también en Reino Unido o EEUU, sin olvidar tampoco el resto del mundo, que cuentan con un tejido financiero cerrado a la entrada de terceros mediante el control de los respectivos bancos centrales.

Esta carencia en el pago de intereses, supeditan el rendimiento de las inversiones en bitcoins única y exclusivamente en la revalorización futura que tenga la moneda frente otras divisas. Y en este punto, los riesgos de tipo de cambio son equivalentes al resto de divisas, con la salvedad añadida que hoy por hoy, el bitcoin no puede considerarse como moneda válida para realizar pagos.

El riesgo legal del bitcoin, un limbo peligroso


No obstante, el principal riesgo que tiene el bitcoin hoy por hoy, es el limbo legal en el que se mueve. La irrupción de internet está creando una nueva economía y en el caso de los productos financieros, las innovaciones no cuentan con el beneplácito del monopolio gubernamental de los bancos centrales.

Para no perder con montañas de legislación, vamos a simplificar con un par de ejemplos: cualquier persona puede aceptar de entrada el activo que quiera para llevar a cabo un intercambio comercial. Es decir, si mi panadero admite que le pague con pegatinas de los bollicaos, pues perfecto.

Pero claro, una empresa no puede pagar por ejemplo las nóminas con una moneda que no tenga la consideración de curso legal, no podemos pagar impuestos y tampoco podemos obligar a nadie a que acepte como pago una moneda que no tenga el respaldo de un Banco Central. Esta restricción nos obliga a contar siempre con una moneda de curso legal, dado que sí hay medios de pago restringidos a las monedas oficiales.

Ahora mismo, aunque la confianza en los bancos centrales está muy en entredicho, todos seguimos aceptando como monedas, todas las que cuentan con respaldos de Bancos Centrales y no se aceptan otras. En esta tesitura, hasta que el bitcoin no tenga el respaldo de moneda de curso legal aceptada por los diferentes Gobiernos, invertir en bitcoins es meter nuestro dinero en un chiringuito financiero que puede caerse en cualquier momento a golpe de ley.

Mi opinión personal, yo sí voy a invertir en bitcoins


A partir de este punto, yo sí soy una persona que me he interesado por el bitcoin, que estoy poniendo en marcha una pequeña inversión en esta moneda y que va a representar un porcentaje mínimo de mi ahorro (inferior al 5%), porque tal y como creo que he explicado claramente, el riesgo de la inversión en bitcoin es muy elevado hasta que no goce del respaldo legislativo y tenga una aceptación mayoritaria por parte del comercio.

Dicho esto, hay que asumir perfectamente que la moneda puede prohibirse en su uso, que pueden obligar al cierre de las páginas de intercambio y que puede perseguirse a quien comercie con bitcoin sin las layes se tornan desfavorables para este nuevo invento y que podemos perder todo nuestro dinero.

Y este cambio a peor, es muy, muy factible que todo esto ocurra antes de que se cree una legislación específica para oficializar el bitcoin, porque los Estados necesitan en simultáneo controlar las monedas y tener el control del monopolio de emisión, determinar los flujos financieros en circulación, saber en cada momento las posiciones de tesorería de sus ciudadanos, por el mero hecho que una moneda o un mercado no controlado, es un mercado que no paga impuestos, y aquí, la libertad, innovación y tecnología, se dan de bruces con el aparato burocrático y todo lo que lleva aparejado. ¿Qué deparará el futuro al bitcoin? Sinceramente, no lo sé, pero volveremos sobre este tema muy pronto.

En Xataka | Bitcoin: la economía detrás de la moneda P2P
En Genbeta | Aprendiendo a usar una moneda virtual: primeros pasos con el bitcoin, Bitcoin: la tecnología detrás de la moneda P2P
En Pymes y Autónomos | ¿Está preparado tu negocio para el bitcoin?
En El Blog Salmón | Bitcoin, todo sobre la moneda digital

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios