¿Qué es el nivel de vida y cómo se mide?

Sigue a

happiness.jpg

Esta semana en nuestra serie de Conceptos de Economía analizamos el nivel de vida, un concepto que adquirió su importancia cuando las Organización de las Naciones Unidas (ONU), lo implementó en sus estadísticas de indicadores para comparar los países de todo el planeta. 

El nivel de vida, en esencia, es el bienestar que un individuo, como integrante de un grupo, aspira o puede llegar a aspirar. Para ello no solamente nos centramos en los bienes materiales que dicho individuo acapara a lo largo de su vida, sino también en los bienes y servicios públicos que provee el estado, como gestor de la circunscripción administrativa dónde este resida.

El Estado en su objetivo de persecución de un buen nivel de vida para sus conciudadanos, al menos en teoría, debería velar por la calidad de vida, las oportunidades, así como el bienestar de los habitantes de un territorio aumente con el paso del tiempo. Cuidando que las diferencias de renta no se acrecienten, es decir, evitando que los ricos sean cada vez más ricos, y que aquéllos poseen menos recursos sean cada vez más pobres.

El nivel de vida y el Estado de Bienestar


 

El nivel de vida se ha ido desarrollando en la medida que el Estado de Bienestar se ha ido implementando en los distintos países. Y en este proceso se han ido cubriendo necesidades personales que tienen los habitantes de un país por parte del Estado, que se convirtió en un ‘padre’ protector de sus conciudadanos.

En este orden de cosas, surgió desde muy antiguo la defensa nacional, posteriormente la provisión de infraestructuras, la sanidad, la educación, etcétera. Constituyendo todos estos elementos, medios materiales y/o intangibles que posibilitan una mejora de la calidad de vida y el pleno desarrollo humano.

Por ejemplo, pensemos en la importancia de un sistema educativo público. Si este existe en un país, sus ciudadanos tendrán la opción de formarse y acceder al mercado laboral con unos conocimientos y una formación que le permitirán, en teoría, acceder a un mejor puesto de trabajo y a una mayor remuneración. Además de los beneficios en términos de competitividad para el propio país, que realimentará el proceso anterior.

¿Cómo se mide el nivel de vida?


 

El Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), establece diversas métricas para evaluar el nivel de vida de los habitantes de un territorio, las más importantes son:

  • Índice de desarrollo humano: es un indicador social y estadístico que se basa en el análisis de tres parámetros:

              i) Una vida larga y saludable, midiendo la esperanza de vida al nacer

              ii) Nivel educativo, estudiando la tasa de alfabetización de los adultos, y la tasa de matriculación en las distintas etapas del sistema educativo(primaria, secundaria y educación superior)

              iii) Cuantificación de un nivel de vida digno, medido a través del Producto Interior Bruto (PIB), o en términos de la Paridad del Poder Adquisitivo (PPA), en dólares estadounidenses, para así poder establecer comparaciones

  • Índice de pobreza multidimensional (IPM o MPI, Multidimensional Poverty Index): que desde este año sustituye al índice de pobreza humana, y que analiza la ponderación de 10 aspectos que envuelven a tres importantes facetas del ser humano, como son: la educación, la asistencia sanitaria, y la calidad de vida
  • La disponibilidad de servicios médicos por habitante, como aproximación de qué nivel de acceso tiene la población a este tipo de servicios ‘básicos’
  • Abastecimiento de agua y calidad del medio ambiente, medido como la disponibilidad de estos recursos en calidad y cantidad suficientes
  • Coeficiente de Gini para medir las diferencias en el reparto de la riqueza dentro de un país 
  • Producto Interior Bruto (PIB), algunos consideran a la producción nacional como una de las métricas más importantes, aunque si analizamos las anteriores podemos entender que tiene muchas carencias

 

Conclusiones


 

Los indicadores para el análisis del nivel de vida, auque posibilitan una aproximación de la situación de los habitantes de cada país a efectos de establecer comparaciones, en mi opinión adolece de diversos problemas como son:

  • No se le asigna la importancia que requiere el reparto de la renta, de cara a asignar una mayor importancia cualitativa y cuantitativa a aquellos países que tengan como objetivo la persecución de un reparto equitativo de la renta, y la minimización de las diferencias sociales.
  • No tiene en cuenta las valoraciones subjetivas derivadas de los distintos sistemas culturales. Esta esta una tarea compleja, si tenemos en cuenta el objetivo último de las métricas anteriormente comentadas, la comparación internacional de los países

También es importante añadir, que este año se han completado muchísimo, con la importante contribución de la Universidad de Oxford en el vigésimo informe mundial sobre el desarrollo humano, y la materialización de los objetivos del milenio.

El nivel de vida, como demuestran sus métricas, nos enseña que para evaluar el nivel de desarrollo de un país, no solo debemos fijarnos en su aspecto económico, sino que también tenemos que considerar otros aspectos socio-demográficos, para poder conseguir un análisis mucho más completo.

En El Blog Salmón | Seguimos retrasados en el cumplimiento de los objetivos de la cumbre del milenio
Imagen | decadence

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario