Síguenos

cartel.jpg


Esta semana, dentro de nuestro apartado de Conceptos en El Blog Salmón, tenemos el placer de exponerles qué es un cártel.

Un cártel, en esencia, es una situación empresarial en la que una empresa controla la gran parte de la producción en un mercado, o un acuerdo entre dos o más empresas pertenecientes a un mismo sector, con la finalidad de:

  • Reducir o eliminar la competencia dentro de un mercado, en el que ‘operando’ cada empresa por separado aumentaría la competencia entre las distintas compañías.
  • Establecer un mayor control sobre la producción, y por tanto de la oferta en el mercado.
  • Los productores obtienen mayor poder de mercado y también un ‘sobre beneficio’, en detrimento de los intereses de los consumidores.

En un cártel, al igual que en un monopolio, las empresas obtienen el máximo beneficio posible, pero a diferencia de este, el ‘excedente de ganancias’, es decir a los beneficios que hubiesen obtenido en ausencia de acuerdo, se reparte entre los productores que cooperan, y además en el cartel no se controla toda la producción de mercado, en cambio en un monopolio el único productor controla toda la oferta.

El ejemplo de cártel más famoso a nivel mundial es la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que aunque en la práctica controla el mercado, a penas alcanza el 40% de la producción. Por tanto, no hace falta que el cártel controle la mayoría de la oferta para controlar el mercado en cuestión.

Las principales actuaciones que un cártel suele acometer para ‘controlar’ un mercado, son las siguientes:

  • Fijan los precios del bien o servicio ofertado al mercado, este precio suele ser superior al que cada empresa hubiese fijado en un régimen de competencia, y por tanto los beneficios también mayores.
  • Limitar la oferta disponible, con el objetivo de que los precios aumenten por el juego de la oferta y la demanda.
  • Apoyándose en lo anterior, obtener de manera conjunta los mayores beneficios posibles del mercado.

Los cárteles, obviamente tienen sus seguidores y sus detractores, las principales reivindicaciones de los primeros es que añaden flexibilidad a los mercados, proporcionan un reparto más equitativo de los beneficios, y sobretodo ayudan a eliminar el efecto económico de los aranceles sobredimensionados en el comercio internacional. Por otro lado, sus detractores critican que se perjudica a los consumidores al soportar estos un precio superior al de competencia perfecta, y que la oferta también es menor.

Los cárteles han tenido su mayor desarrollo en la economía internacional, y hay consenso sobre que sus perjuicios superan ampliamente a sus beneficios, por ello están prohibidos en la mayoría de países. En su forma ‘pura’ los productores captan bienestar a costa de los clientes o usuarios, pero sus principios pueden ser muy provechosos para regular ciertos mercados y dotar de eficiencia a aquéllos con exceso de oferta y cuyos beneficios son escasos.

En el Blog Salmón| Qué son los monopolios y la competencia imperfecta, Qué es la OPEP
Imagen | agecombahia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios