Compartir
Publicidad

Intereconomía al borde del concurso de acreedores ¿la polarización mata al anunciante?

Intereconomía al borde del concurso de acreedores ¿la polarización mata al anunciante?
Guardar
40 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Trabajadores de Intereconomía no han terminado de recibir aún su nómina de marzo si es superior a 2.000 euros. Esta es la consecuencia de una crisis en los medios de comunicación que no pasa inadvertida tampoco para el grupo Intereconomía. A pesar de que tiene sociedades que han presentado buenos resultados en el pasado, la gestión actual de la cadena y las pérdidas que acumulan, requieren la intervención urgente de sus socios inyectando capital o el futuro que se presenta está bastante negro para más de 700 trabajadores que aglutina a día de hoy la cadena.

El grupo Intereconomía perdió entre 2009 y 2010 casi más de 14 millones de euros y los datos avanzados en el 2011 (aún sin cerrar) apuntan a unas pérdidas superiores a 25 millones de euros, según fuentes internas de la empresa. A pesar de tener un férreo control de costes, y de ir aumentando las cuotas de audiencia en sus canales de TV, el agujero patrimonial es cada día más elevado y ahora mismo, la cadena está pidiendo a gritos una inyección de capital bien desde sus socios, bien incluso desde la Conferencia Episcopal que tiene participaciones en algunas sociedades del grupo.

Contrasta en simultáneo cómo los resultados de otras empresas del grupo, como le ha sucedido a La Gaceta, durante el ejercicio 2010 que como unidad independiente del grupo arrojó unos resultados positivos. La reflexión que se abre es evidente y va encaminada hacia la relación que tienen las empresas con el contenido televisivo o imagen de marca.

Creo que hay una cantidad importante de empresas que huyen de la polarización de muchos medios que bordean el filo ideológico por la izquierda o derecha. Es decir, una gran empresa, con marca reconocida y una buena cuota de clientes, no quiere que se asocie su marca a una determinada corriente política. Por ejemplo, una empresa que tenga millones de clientes (Telefónica, Santander o Repsol) debe huir sistemáticamente de la publicidad habitual de medios polarizados, ya sean de un color u otro, porque al fin y al cabo, la teoría de grandes números indica que estas empresas van a tener clientes de todas las ideologías.

Si realmente se da este efecto, llegamos a la conclusión de que el anunciante grande dirige la información, tanto en casos muy señalados como en casos más sutiles o desapercividos. Por ejemplo, muchos lectores se han quejado en comentarios varias veces de la inexistencia de noticias negativas de algunas empresas en los grandes medios de comunicación ¿casualidad? Yo no lo creo y es un camino complejo para los profesionales de la información.

En todo caso, las malas noticias para cualquier empresa, son malas noticias para todos, desde los trabajadores que ven peligrar su puesto de trabajo a los consumidores de sus productos. En el caso de información y televisión, digo lo mismo que dije con el cierre de Público “perder medios de comunicación, es perder pluralidad y puntos de vista”. Esperemos que la cadena pueda reconducir su situación y que llegue dinero fresco, aunque lo veo realmente complicado.

Más Información | PR Noticias
En El Blog Salmón | ¿Quién está detrás de los medios de comunicación en España?, Los medios, la publicidad y la verdad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos