Compartir
Publicidad

Ese uniforme escolar por el que has pagado no te pertenece

Ese uniforme escolar por el que has pagado no te pertenece
Guardar
72 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En verano algunos me llamabais exagerado a cuenta de las denuncias paelleras, pero me temo que me quede corto. Si tu inmueble no es tuyo, si la música por la que has pagado no te pertenece, si el arquitecto de turno invoca sus derechos para proteger su último adefesio, cómo vas a poder hacer lo que quieras con el uniforme escolar. Hasta ahí podíamos llegar: aunque hayas pagado por él, ese uniforme no te pertenece.

¿De qué estamos hablando? De como un centro escolar llamó a la policia denunciando....bueno casí mejor que califiquéis vosotros la denuncia:

La venta de uniformes de segunda mano ha creado una gran polémica en los centros concertados de la ciudad. La situación ha acabado con intentos de denuncia por parte de algunos colegios, como Las Carmelitas, que llamaron esta semana a la policía al observar que en la puerta del centro varias madres se encontraban comprando la ropa.

Lo que les ha jodido especialmente es, como vemos en la noticia, que una particular haya organizado esa plataforma de compraventa de segunda mano y les esté rebañando ese goloso mercado de los uniformes escolares.

Ante semejante desvergüenza del centro me pregunto:

  • ¿Acaso tienen un usufructo o algún derecho de propiedad intelectual sobre los uniformes escolares?
  • ¿Están negando el derecho de propiedad de los padres sobre los uniformes de sus hijos?
  • ¿Van a prohibir también que se hereden?
  • ¿Es legal este negociete que tienen algunos colegios concertados, así como el de las aportaciones "voluntarias"?

Esto de la colaboración público-privada, ya sean empresas, oenegés o centros educativos es lo que tiene, que da lugar a monstruos con lo peor de ambos mundos, te cuenten lo que te cuenten los cooperantes o los religiosos de turno.

Mientras un colegio sea privado 100% como si les obligan a los niños a comprar su uniforme de Power Rangers o de Gandalfs, pero cuando financian su tinglado con fondos públicos, bromas las justas, y redondear sus ingresos con este tipo de atípicos cae de lleno en la chanza.

Claro que los centros pensarán que si editoriales bien conocidas por todos se han hecho de oro desde el franquismo, creando auténticos imperios mediáticos, gracias a sus contactos con la Administración y los cambios de temarios sí o si, ellos no van a ser menos.

Siguiendo esta estrategia dejo una sugerencia gratuita a los centros concertados para que maximicen sus ingresos: que hagan como los clubs de fútbol, que todos los años cambien ligeramente sus uniformes (un año cuello de pico, otro redondo, la camisa beige los años pares y blanca los impares,...).

Para terminar de reirnos, digo.

Vía | El Periódico Extremadura

El Blog Salmón | La cuesta de septiembre

Imagen | Ação Cultural Associação dos Produtores Culturais de Mato Grosso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos