Compartir
Publicidad

Miedo a la banca dispara el riesgo país de España, Italia, Bélgica y Francia

Miedo a la banca dispara el riesgo país de España, Italia, Bélgica y Francia
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lejos de mejorar, el precio de los bonos europeos sigue cayendo en medio de clima de incertidumbre instalado por la compleja situación de algunos países de la zona. Como lo advertimos en este artículo, las tensiones ya no son exclusivas de la periferia europea. Bélgica, Italia, España y Francia se suman a las incertidumbres financieras y al colapso que amenaza a la banca mundial. Estados Unidos se encuentra en una situación aún peor, pero tiene una ventaja fuerte sobre Europa: ser dueño de la divisa mundial. Con ello logró transferir sus problemas financieros al resto del mundo, entiéndase: a los bancos europeos, grandes socios en el vendaval consumista mientras duró la luna de miel.

Esta situación ha elevado el riesgo país de la zona euro a sus cotas más altas desde la introducción de la moneda única. En el caso de Francia la brecha respecto a Alemania llega a los 58 puntos básicos. Para España, como señala Expansión, la huida de los inversionistas ha elevado la rentabilidad exigida por encima del 5,7%, sus cota más alta en ocho años. Italia registra nuevos récords desde la introducción del euro en su prima de riesgo alcanzando los 210 puntos básicos; y la rentabilidad de su bono a diez años escala al 4,77%. Irlanda renueva sus máximos en 708 puntos básicos, demostrando que el “matrimonio” del que nos habla Remo fue por pura conveniencia.


El gran miedo del mercado es a los monstruos generados por el propio mercado: se teme a las dificultades de los bancos españoles para refinanciar una deuda de 85.000 millones de euros el próximo año. Esto aumenta la preocupación por un rescate a la cuarta mayor economía de Europa en momentos en que no es posible reprogramar más deuda. España es demasiado grande para caer, pero también demasiado grande para ser rescatada. No hay opciones para hacer frente a un rescate como ha sido el de la banca irlandesa, más aún cuando el conjunto de la deuda de la banca europea supera los 3 billones de euros (un 3 seguido de 12 ceros), producto de la gran creatividad de los genios bancarios. Estas cifras dan cuenta de los grandes excesos provocados por la desregulación financiera de los años 80 y 90 y que ejemplifica el caso Enron, dejando en claro por qué fracasó este matrimonio que se había jurado amor eterno.

“El gran elefante de la sala no es Portugal, sino que es España”, ha dicho Nouriel Roubini, al señalar que Portugal debe pedir dinero prestado ahora antes que sea demasiado tarde, pues de esa forma puede ayudar a la banca española, que cae en cada jornada del Ibex y acumula en el año un descenso superior al 30%. Y tiene razón: no hay suficiente dinero para rescatar a España en caso de problemas.

“Antes de ir contra las cuerdas, hay que salir del ring y pedir ayuda mientras se está fuera, es posible que así se puedan dar los pasos adecuados sin la presión que tiene ahora de los mercados. Eso es lo que Portugal debe hacer por su bien. Y por el bien de España”

Los bancos españoles tienen un 30 por ciento de su deuda a mediano y largo plazo con vencimiento en diciembre de 2012, según el informe de estabilidad financiera del Banco de España. Este informe dice que el hecho de que el 50 por ciento de los vencimientos tengan lugar después de 2013 “suaviza” la financiación a las necesidades de los prestamistas, incluso cuando les aconseja a confiar más en deuda con vencimientos más largos. La dilación de los bancos españoles para explicar cómo van a satisfacer estas necesidades de financiación, desata el miedo del mercado y eleva el costo de los rendimientos de bonos. Es lo que pasa cuando los matrimonios son por conveniencia.

En El Blog Salmón | El efecto dominó de la deuda llega al núcleo de la UE, Erase una vez un director de banco
Imagen | Cinco Días

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos