Sigue a

Costo deuda pública española

A una semana del término de la 19a Cumbre Europea presentada como la gran solución para desactivar los problemas inmersos en la crisis financiera que sufre Europa, toda la euforia inicial se ha desvanecido indicando que en vez de avanzar se retrocede. Y que se retrocede en grande. Todo vuelve al principio pero en un nivel más paupérrimo que el de hace cinco años, lo que da cuenta que a este ritmo la crisis se puede prolongar por otros diez años más. Y no es broma.

Los vítores iniciales que impulsaron a las bolsas a subir hasta un 5% en una sola jornada, fueron barridos con caídas generalizadas en todas las bolsas europeas y, lo que es peor, con un incremento sostenido en el costo de la deuda soberana de España e Italia. A fines de la semana pasada el costo de la deuda pública española escaló al 7 por ciento (ver gráfica), mientras el de la deuda pública italiana lo hacía sobre el 6 por ciento. Cruel paradoja para dos países que hace solo una semana se presentaban como los grandes ganadores de la 19a cumbre. Una vez más, vemos que todo no ha sido más que una farsa, o sainete, en la larga comedia de equivocaciones de los líderes europeos.

Nuevamente, lo que está en el fondo de todo es la negación. Así como se negó la crisis, así como se negaron las consecuencias que la crisis tendría para el empleo y la demanda, se niega hoy que países como España e Italia están en la quiebra y que nadie podrá hacerse cargo de este cadáver. La insolvencia de la banca y del gobierno potenciada por la masiva fuga de capitales y por la recesión instalada en toda Europa, nos da cuenta que la actual crisis financiera está muy lejos de resolverse, y que todos los comunicados alegres de la UE y las millonarias inyecciones a una banca famélica tienen a Europa, y a España en primer lugar, al borde del abismo.

Si a esto añadimos las rencillas internas de los países de la UE que, como Finlandia, amenazan con abandonar la moneda única si se les exige pagar las deudas de otros, vemos que el incumplimiento soberano está a la vuelta de la esquina. Incumplimientos que esta vez serán encabezados por España e Italia, la tercera y cuarta mayores economías de la zona euro.

A nivel europeo los incumplimiento soberanos se han producido en países más pequeños como Islandia (2008), Irlanda (2010), Grecia y Portugal (2011). Pero como España e Italia son países mucho más grandes, esta vez su incumplimiento puede arrastrar a toda Europa en la caída. El gran error de la UE ha sido privilegiar la salud de la banca por sobre la salud de la economía real, que es la que genera empleo y riqueza. Ha sido la mantención de los privilegios a la especulación financiera y el abandono de la economía productiva, la que está potenciando el hundimiento generalizado.

El presidente del BCE, Mario Draghi, confirmó que la economía europea se está deteriorando rápidamente, y que hay una desaceleración en el crecimiento en la zona del euro, incluso en países donde esto no era el caso anteriormente. El FMI se sumó a esta linea rectificando nuevamente a la baja las perspectivas para este año. El crecimiento económico se ha estancado, con un desempleo creciente y un aumento de la incertidumbre que profundizarán la recesión que ya viven España, Italia y Portugal, dando lugar a nuevas desviaciones presupuestarias. Portugal reconoció que su déficit presupuestario se encamina al 7,6 por ciento del PIB, muy por encima del compromiso del 4,5 por ciento planteado como meta para este año. Es la misma situación que enfrenta España e Italia, dado que los recortes y planes de austeridad nunca han sido eficaces en los períodos de crisis.

Aún así, los recortes presupuestarios siguen a la orden del día y el gobierno de Mariano Rajoy presentará esta semana un nuevo plan de austeridad por 30 mil millones de euros que se suman a los 48 mil millones de euros ya planeados. Ademas, anticipa un aumento en el IVA, un nuevo impuesto sobre la energía, nuevos peajes en las carreteras, mientras que una nueva reforma de las pensiones se puso en marcha, acompañada de una disminución de los salarios del servicio público.

Así y todo, el presupuesto del gobierno deberá seguir tratando de rescatar a la banca, lejos de lo que lo que el gobierno pretendió tras la cumbre del 28 de junio. La Comisión Europea dio a conocer que no se podrá acceder directamente al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera hasta el próximo año. Mientras tanto, el BCE ha decidido limitar el acceso a sus acuerdos de liquidez para los bancos españoles, incluyendo limitación de los depósitos de los préstamos bancarios con garantía estatal. La crisis retorna a sus orígenes pero en una situación global mucho más debilitada, y esto mismo es lo que hace que cada día sea más difícil de resolver.

En El Blog Salmón | El futuro del euro se juega en España más pronto de lo previsto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios