La troika pierde por goleada el control del juego ante los mercados

Sigue a El Blog Salmón

Prima de riesgo países europeos

¿Qué hace que la Roja nos deslumbre con sus pases y sus triunfos? El trabajo colectivo y la forma en que controla el balón: cómo urde y teje el juego inventando maniobras para recuperar, distribuir y administrar la pelota sin dejar de buscar los espacios que permitan llevarla al fondo de la red del equipo contrario. La idea básica es que no se puede perder la pelota…, y para ello hay que compartirla. Lástima que los tres delanteros de la troika: Merkel, Draghi y Lagardé, estén tan lejos de esta forma de acción colectiva, y por querer robarse la pelota pierden todo el control del juego.

En esta gráfica presento la convergencia y la divergencia de la prima de riesgo de los países europeos y su relación con la moneda única desde 1995 a 2012. Los años más felices de la integración monetaria estuvieron justamente desde la implementación del euro en 1999 a la quiebra de Lehman Brothers en 2008, un período en el cual la prima de riesgo fue igual para todos. Esos años felices, como han ido comprobando los hechos, también fueron los años de las burbujas especulativas, los desequilibrios monetarios y el derroche del cual ahora habla Ángela Merkel. Sin embargo, en esos años felices ninguna autoridad llamó a la cordura y ningún banco central (ni el BCE ni los bancos centrales de los países) llamó a controlar los déficit o los excesos de la cuenta corriente.

Esto es porque los países europeos seguían el ímpetu consumista de Estados Unidos sin reconocer que Estados Unidos tiene ese as bajo la manga que es ser el dueño de la divisa única. Estados Unidos puede tener los desequilibrios más escalofriantes, pero es su soberanía monetaria la que le evita los dolores de cabeza que hoy sufre la zona euro. Ningún país de la zona euro dispone de una soberanía monetaria (excepto Alemania) y el resto de los países vive con una moneda “prestada”.. y a intereses. Y la gráfica muestra estos intereses de usura que pagan Grecia, Portugal e Irlanda.. y también España e Italia.

El origen de este aumento en los intereses (prima de riesgo) no es más que el temor de que estos países dejen de pagar sus compromisos. Y a medida que suben persistente e incansablemente estos intereses se produce aquello de la profecía autocumplida de los mercados: llegará un momento en que se dejará de pagar. A esto apuestan los tenedores de los swaps de imcumplimiento crediticio, como última ganancia antes que todo se deslice por el despeñadero.

La economía de la zona euro se enfrenta a grandes riesgos y pese a que no hay ninguna amenaza de inflación (ver ¿Quien ganó con el control de la inflación?), el presidente del Banco Central Europeo se niega a hacer recortes en la tasa de interés o asumir el rol de prestamista de última instancia para los países más complicados. La troika olvida que antes de la existencia del BCE cada país tenía su banco central propio que podía devaluar la moneda para recuperar los equilibrios competitivos. Hoy esta opción no existe y ni el BCE ni nadie hacen algo por reemplazarla. Es como descender sin frenos por un camino, y sin la opción de poder usar el freno de mano.

La convergencia en la prima de riesgo de los países pertenecientes a la zona euro en el período 1999-2007 revela que el euro funcionó como anclaje de la inflación y el tipo de cambio y que nadie en esos momentos se planteó la posibilidad de que uno de estos países dejarían de pagar la deuda. Durante esos años primaba el juego en equipo y la acción colectiva de los países. Nadie se atrevía a arrancarse con la pelota.

En El Blog Salmón | Desequilibrios monetarios de la eurozona avanzan más rápido que los planes de contraataque

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios