Síguenos

Esta mañana, Marco Antonio nos habló de la situación de Grecia, de su carga de deuda, del impacto de sus políticas económicas y de su situación delicada cara al futuro. Ya hace tiempo que Grecia está en esta situación y los contactos con sus compañeros europeos han sido repetidos con el objetivo de que sus socios europeos suelten ayudas.

Como parte del acuerdo multimillonario de ayudas europeas para socorrer a Grecia, este país prometió medidas económicas draconianas para situar a sus cuentas públicas en la senda de la sostenibilidad. También prometió una larga lista de privatizaciones, con valor estimado por ellos de €50.000 millones, que suena muy bien ya que estos fondos se pueden destinar a reducir su carga de deuda. El problema es que las medidas económicas que prometieron fueron exageradas desde el primer momento y exigían cumplimiento de estas cuentas que no las creían ni los griegos, que las propusieron, como se confirmó en estas páginas. Además, seguimos esperando el inicio del proceso de privatización griego, ¡no el final…el inicio!

Europa decidió ayudar a Grecia en varias ocasiones y, después del paso del tiempo, volvía a sus compañeros europeos pidiendo cada vez más. Al final, la canciller alemana, Angela Merkel, llegó a la misma conclusión que yo, que si seguimos ayudando sin más, continuaremos en la misma situación que antes, es decir, tomarán las ayudas, las gastarán y volverán pidiendo más. La canciller Merkel también concluyó que los bancos y los inversores internacionales, que tomaron el riesgo de invertir en bonos griegos y de prestar a Grecia, tenían que hacer frente a las consecuencias de sus libres decisiones. Es decir, si prestas y no te pueden devolver los préstamos, la conclusión lógica es que estos deben perder parte o la totalidad de sus inversiones y préstamos.

No debe sorprender que los banco presionan para que los gobiernos europeos ayuden a Grecia a pagarles pero, al final, después de varias rondas de ayudas sin condiciones, la canciller Merkel se cansó del proceso y también llegó a la misma conclusión que yo, exigiendo que más ayudas irían acompañadas con condiciones por parte de Grecia, con las promesas de la introducción de políticas económicas sostenibles. Donde estamos en desacuerdo es qué son las políticas económicas sostenibles, ya que esperar cambios en políticas económicas que lleven a las cuentas públicas al punto sostenible en muy poco tiempo no es sostenible. Es decir que problemas que se desarrollaron a lo largo de décadas de malas políticas económicas no se pueden resolver en tan poco tiempo e intentarlo sólo consigue el sufrimiento de los que menos pueden absorberlos.

Con toda esta telenovela o, mejor dicho, tragedia griega, que es tragedia para los más pobres que son los que más están sufriendo, es que Europa ha decidido exigir condiciones y luego desaparece y abandona a Grecia a su suerte. Esta actitud tiene dos problemas. Primero, exigen política económicas, pasos de privatización y otras condiciones y no están acompañando a diario a los griegos para asegurar que cumplan con lo que deben hacer.

Segundo, y más importante, abandonan a Grecia a su suerte y les dejan sólos en las negociaciones con los bancos que, en principio han aceptado una quita de su deuda para ayudar al proceso, pero en realidad quieren el mínimo de quita y el máximo de pago. Los bancos sólo tienen que retrasar las cosas para forzar a Grecia a volver a presionar a sus socios europeos pidiendo más ayudas.

Europa debería estar sentada con Grecia en las negociaciones y dejar claro a los mercados financieros que la alternativa a no llegar a un acuerdo es el anuncio europeo de que Grecia suspenderá pagos durante un tiempo y elaborará un plan real de largo plazo que, con el tiempo, devolverá al país a la situación de poder hacer frente a sus obligaciones. Este tipo de presión es lo necesario para conseguir que los mercados financieros acepten lo que deben aceptar.

La alternativa a seguir el camino que comento en mis dos puntos que es que las cosas sigan igual, la crisis en Grecia continuará y los que menos pueden hacer frente a esta crisis verán su situación empeorar aún más, si eso es posible.

Vía | BBC Mundo y AlJazeera (este en inglés)
En El Blog Salmón | Grecia sigue siendo el talón de Aquiles de Europa

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios