Arguiñanomics: decir lo que se quiere oír es rico, rico

Sigue a El Blog Salmón

Supongo que la inmensa mayoría de vosotros habéis visto este fragmento del programa de Arguiñano en Antena 3. Karlos se ha hecho popular por el toque personal de sus programas, por sus habilidades de comunicación, pero la “morcilla” que nos mete para rellenar el programa es ciertamente novedosas, incluso para él. Pero oiga, y así entre nosotros, estas arguiñanomics que pretende servirnos están trufadas de populismo.

Todo el speech del cocinero se centra en confrontar los recortes presupuestarios del Estado del Bienestar español y el rescate de los bancos españoles a propósito del caos Bankia. Ahonda en ese discurso que explica la crisis en la existencia de una mafia financiera internacional: no voy a tenr la culpa yo, dice él. Pues no lo sé. Lo que tengo claro es que los políticos, a los que parece poner también como víctimas a pesar del rejonazo al PP, y sus votantes han estado viviendo en una burbuja fiscal y de crédito fácil. Desconozco si sus negocios se han beneficiado de ello, pero pensar que esto se resume algo así como los Sabios de Sión II es un error.

Supongo que a Karlos no tendría tiempo para explicar a sus oyentes que, las inyecciones de dinero no son tanto para rescatar a esos banqueros, como para evitar que la señora Maria que le está viendo pierda su depósito barrilete de Caja Madrid. En definitiva, esos miles de millones van destinados a seguir manteniendo esa irrealidad en la que viven él y sus televidentes, a seguir sosteniendo empresas que lo han hecho mal y a los clientes que han confiado en ellas. Pero decir eso no es popular. No es rico rico.

En El Blog Salmón | Bankia delenda est, La conexión Banesto-Bankia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios